"Está en juego el destino de la nación que queremos los argentinos".

El PRO, la Democracia Cristiana y un sector del peronismo disidente, se unieron para conformar el Frente Unión por Santiago que lleva como primer candidato a diputado nacional a Carlos Weyenbergh. Este sector político, se muestra crítico con la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y con el presidente del PJ nacional, Néstor Kirchner, por considerar que "abusan del poder de manera caprichosa".
Por ello y en el marco de la campaña hacia el 28 de junio, propuso recuperar las instituciones democráticas que dan vida al modo republicano y federal de gobierno. Según sostuvo Weyenbergh, "el 28 de junio está en juego el destino de la nación que queremos los argentinos".

El candidato al igual que los otros dos referentes de la fuerza, Vicente Lo Bruno (PRO) y Daniel Yocca (Democracia Cristiana), rescató el trabajo de la dirigencia. Remarcó que uno de los principales mensajes a la ciudadanía es que se tienen que rescatar los valores morales, tal es el slogan de campaña.

"Aquí se está discutiendo el país que queremos, si queremos un país federal, si queremos un país que concentra la riqueza y el poder para manejar discrecionalmente cometiendo todos los abusos y la impunidad, al manejar y manipular organismos como el Consejo de la Magistratura", consideró.

Pensamiento

"Estamos en una posición antikirchnerista –dijo- desde el punto de vista partidario y conformamos este frente con la gente que me acompaña porque ellos también participan de los mismos intereses, que es tratar de modificar las estructuras del Congreso y el modo de vida y de hacer política y fundamentalmente, y tratar a través de un sistema federal recuperar lo que nos corresponde como santiagueños".

El dirigente agregó: "Hemos tomado como bandera de lucha no sólo la defensa irrestricta de las constituciones nacional y provincial, sino que fundamentalmente queremos defender las economías regionales. Desde el Congreso podemos presentar todos los proyectos que estamos proponiendo a la sociedad, porque lo nuestro es defender los intereses de la provincia. Queremos terminar con el centralismo porteño, con el manejo discrecional que se hace de los recursos desde la Nación".

¿Entiende que esta elección es la oportunidad para dar mayor vigor al sistema republicano?

-Si, nosotros queremos estar ahí, por eso hemos asumido el desafío en la más absoluta adversidad con escasos recursos y estamos poniendo en juego nuestros propios valores personales, nuestras convicciones, nuestros ideales y nuestros sueños de tener un país que sea para todos los argentinos, pero para todos los argentinos que tengan trabajo y no que vivan de la prebenda, de la dádiva, del clientelismo político que es la forma más grave de la humillación de la dignidad del ser humano.

-¿Ve que la sociedad advierte que se tienen que respetar a las instituciones?

-Así como el Grito de Alcorta fue una rebelión de los pequeños productores que eran explotados por los grandes terratenientes, la muerte de Alfonsín ha sido un grito de defensa a los intereses democráticos y principios. Porque fue un hombre que no tuvo en vida los merecimientos que correspondía por ser un gran demócrata, el día de su muerte todo el pueblo argentino salió a reafirmar esos valores como una necesidad, qué es lo que se quiere cambiar. Tomemos esos ejemplos válidos de la historia, tenemos que escuchar al pueblo, es uno de los principios doctrinarios del peronismo.

Comentá la nota