Esta es la gente del futuro.

GIMNASIA DE JUJUY 0 - LANUS 2: Otra vez con el valor agregado de sus inferiores, Lanús llegó a la punta. Como visitante le ganó a Gimnasia con goles de Biglieri y Salvio. El equipo jujeño está cada vez más complicado con el descenso.
La rotación le rindió dividendos a Lanús. No utilizar a seis titulares no lo perturbó. Al contrario, favoreció su renacimiento. Derrotó por 2 a 0 a Gimnasia de Jujuy y se ubicó en la punta del Torneo Clausura luego de perder entre semana en la Copa Libertadores. ¿El derrotado? Fecha a fecha su permanencia en Primera parece diluirse.

Durante el primer tiempo Lanús adoptó el repliegue como herramienta. ¿La causa? Fue impulsado a esta circunstancia por el juego desplegado por el local.

Gimnasia asumió la iniciativa en el partido. Con la pelota bajo su dominio, asedió territorialmente a Lanús. La ausencia de Fritzler en el mediocampo así como la presencia de una defensa poco habitual potenció ese contexto. Los flancos, en especial el derecho, simplificaron la tarea del equipo jujeño. Las incursiones por los laterales se convirtieron en el principal factor ofensivo del elenco.

Sin embargo, estas ventajas en el desarrollo no se condijeron con la cantidad de nítidas situaciones de gol. Sí hubo oportunidades claras de convertir a través de Mauricio Ferradas y Pablo Calandria. No obstante, el local apeló demasiado a los centros áereos para complicar a una defensa de Lanús despojada de sincronización.

Este panorama no amilanó al ganador. Pese a ser incomodado por su adversario, gestó riesgo en las inmediaciones del arco protegido por Gastón Pezzuti. ¿Cuál fue el camino escogido? Los remates de media distancia. Por un lado, Eduardo Ledesma estampó un disparo en el poste a los 22 minutos. Por el otro, Sebastián Blanco estuvo cerca de marcar desde la medialuna, en la cercanía de la media hora. Estas acciones conformaron el preludio de la apertura.

En el epílogo de la etapa inicial, José Sand le pasó el balón a Blanco, quien estaba ubicado sobre el sector izquierdo del ataque de Lanús. Recibió el pase en tres cuartos de cancha, consumó fructíferas gambetas que desorientaron a sus marcadores e ingresó al área local. Pese a no disparar con holgada comodidad, exigió a Pezzuti. Tras los fallidos intentos de despeje de los defensores de Gimnasia, Santiago Biglieri vulneró al arquero para alcanzar la primera conquista.

Lanús, circundado por las sensaciones del sinsabor de Gimnasia, hizo pleno negocio. No hubo injusticia sobre el césped. La precisión del equipo venció a un ineficiente contrincante.

La cadencia del encuentro aumentó con frenesí en la etapa complementaria. Ambos dispusieron de considerables posibilidades para marcar. La estupenda actuación de los arqueros, en especial el rendimiento de Marchesín, condimientó un intenso final. En las postrimerías, Salvio convirtió con el arco desguarnecido. Claro que el juvenil deberá agradecerle a Ledesma, quien realizó una sublime maniobra individual y lo asistió con maestría.

La victoria de Lanús fue rubricada, entonces. Su acceso a la punta del campeonato, también.

Comentá la nota