"La CTA está a favor de la minería"

El dirigente pasó ayer por San Juan invitado por ATE. Vino a defender al nuevo gremio minero y a pedir libertad sindical. Habló de todo.
-¿Es una desventaja para ustedes la relación entre la CGT y el gobierno?

-El gobierno de Cristina Kirchner ha elegido hacer una alianza muy fuerte con la CGT, una alianza que excluye a otros sectores sociales importantes, pero en última instancia también una alianza que limita la base de sustento del gobierno. Creo que lo que se gana por un lado, se pierde por el otro.

-¿Es el principal obstáculo para la ley de libertad sindical?

-Es uno de los principales, pero hay otros. No se puede ignorar que hay grandes grupos empresarios que no quieren grandes cambios, sobre todo que no quieren que se le otorgue a los trabajadores una mayor cuota de libertad para organizarse. Esos dos factores son los que impiden que se pueda avanzar en una legislación adecuada a lo que ha establecido el fallo de la Corte Suprema.

-Usted dijo que hay dirigentes sindicales que acuerdan por abajo de la mesa. ¿Aprovechan el sindicalismo para hacer negocio?

-Primero hay que aclarar que no se puede generalizar. Hay dirigentes que hacen bien las cosas y que no pierden de vista que representan a trabajadores, incluso dentro de la CGT. Y hay otros que arreglan con el patrón a espaldas de los trabajadores.

-¿Quiénes?

-Nombres no voy a dar. Todos sabemos de quiénes hablamos. Nosotros lo que decimos es que los dirigentes sindicales tienen que tener exactamente el mismo nivel de vida de los trabajadores. Hay algunos que tiene un estilo de vida que se parece más al de los empresarios que al de los trabajadores que representan.

-Moyano dice que ustedes mienten con la representatividad. ¿Cuántos afilados tiene la CTA?

-1.350.000 afiliados. Tenemos dentro de esa cantidad importantes sectores del ámbito público, sindicatos en la actividad privada y además, una representación que cualitativamente nos pone en un piso distinto al de la CGT, que es la representación de los movimientos sociales. Es una forma distinta de representación, que ya no es la del pleno empleo. La CGT representó plenamente a la clase trabajadora cuando en este país el 95 por ciento tenía empleo, estaba en blanco y en un sindicato. Hoy no es así, el 45 o 47 por ciento ni tiene empleo registrado, ni tiene convenio y tiene el mismo derecho de estar representado.

-¿Qué posición tienen frente a la minería?

-Mire, le empresa dice que somos antimineros porque defendemos los derechos de los trabajadores. No es así, es una afirmación falsa. La CTA está a favor de la minería como un factor de desarrollo económico, que se debe desarrollar en el país. Lo que buscamos es que exista minería con un fuerte control del Estado en materia de medio ambiente y que las empresas cumplan las leyes laborales.

-¿Qué opina de la gestión de Gioja?

-Creo que en términos económicos obtuvo un resultado importante. Hay un desarrollo de nichos de la economía que en la medida que vayan prosperando, la van a ir dando a San Juan la posibilidad que hoy le significa no ser una provincia atada al déficit o pagando permanentemente deuda a la Nación. Pero creo que hay una enorme deuda pendiente que es la agenda social. El modelo deben empezar a ser también de progreso social y no solamente de progreso económico.

-Usted vino a apoyar a Ana María López en reclamos de UDAP contra el gobierno de Gioja. ¿Lo sorprendió que ahora sea funcionaria de este gobierno?

-No, porque siempre ha sido una militante del justicialismo, ya había tenido experiencias de construcción partidaria y volvió al útero del que había salido. Yo no lo hubiera hecho, pero son opciones personales que uno puede compartir o no. Eso tiene que ver con la propia historia de uno. Yo nací a la actividad pública como delegado de escuela, nunca milité en un sector político partidario. Sí me hubiese sorprendido que Ana María entrar a militar en un partido de derecha, de esos que apoyan el autoritarismo.

-De Gennaro dijo que la CTA debe ser una alternativa para 2011. ¿Usted piensa en ser candidato?

-No, no pienso ser candidato. Creo que la central tiene una tarea indelegables, que es representar a las demandas de los trabajadores, que es luchar por un nuevo modelo social, luchar por una democratización del país, construir un nuevo modelo distributivo. Y eso, en un marco amplio, es un compromiso de construcción política. No de construcción partidaria.

-¿Se sienten cerca de alguna fracción de oposición?

-Estamos más cerca de figuras de centroizquierda con las que hemos tenido luchas y coincidencias en la vida cotidiana como las que militaron en el Frenapo. Ahí estuvieron Pino Solanas, Martín Sabbatella, Carlos Heller. En el Congreso es un espacio abierto a acoger las demandas que llevemos. Quisiéramos que de ese sector pudiera emerger una propuesta que permita elegir no sólo entre las fuerzas tradicionales.

-Solanas se ha convertido en un detractor de la minería...

-No coincidimos con un enfoque fundamentalista. Yo le dije a usted que necesitamos que la actividad sea acompañada por otras cosas, pero eso no significa que debe desaparecer de la faz de la tierra de este país, creo que no.

Comentá la nota