Esta emergencia nos enseñará si el sistema sanitario chaqueño puede seguir así o necesita cambios

El subsecretario de relaciones institucionales del Ministerio de Salud, Gregorio Buchovsky, comentó ayer que la magnitud de la epidemia de dengue en la provincia y la proyección de que el mal se instale en ella y la región obligarán a revisar en profundidad el sistema sanitario chaqueño, a la luz de la experiencia que deje el actual brote epidémico.
"Vamos a tener que sentarnos a evaluar porque esta emergencia va a dejar una enseñanza muy grande y también vamos a tener que sentarnos las organizaciones médicas y el Estado para ver si el sistema sanitario chaqueño, como venía funcionando en los últimos 15 a 20 años, debe seguir así o necesita algunos cambios", señaló ayer

En declaraciones a FM Universidad, el especialista señaló que adecuar el sistema sanitario de la provincia a la nueva realidad que dejará el brote "es un desafío para todo el ambiente médico del Chaco, tanto del sector privado como del público, para ver si se necesitan modificaciones o no en el sistema sanitario del Chaco".

"Uno se da cuenta si un sistema sanitario está preparado cuando se enfrenta a este tipo de situaciones" agregó.

La zona más afectada

El profesional recorrió ayer las localidades de Río Muerto, Los Frentones y Pampa del Indio, en la zona, por la que se presume entró la enfermedad y que señaló como la más afectada en la provincia que hoy tiene el mayor registro de casos en el país.

"Tanto Pampa del Infierno, Los Frentones y Río Muerto, son posiblemente en este momento la zona del Chaco con más cantidad de casos en proporción a la cantidad de habitantes", ponderó.

"Cuando uno se pone a hablar con la gente, le dicen que ésa era una zona poblada de aserraderos y hoy sólo se ven kilómetros y kilómetros de soja y se ve realmente el tremendo cambio que hubo en el ecosistema de la provincia", señaló.

Buchovsky también apuntó un importante intercambio comercial y de personas entre esa zona del oeste provincial con gente de Salta y Bolivia, un movimiento que apuntó, "junto con los cambios del ecosistema, han transformado a un mosquito de zonas rurales en un mosquito de zonas urbanas".

Problema nacional

y mundial

Buchovsky confirmó los recientes dichos de la ministra de Salud Graciela Ocaña respecto de que la situación global en el país es grave ya que este brote supera con creces la experiencia anterior del país.

Explicó, de todos modos, que la situación en provincias como Misiones no es del mismo tipo que en Chaco, Jujuy o Catamarca.

"Este virus da una cierta sensibilidad o una retardación en la infección. Como en Corrientes o Misiones ya han tenido infecciones, la población está ciertamente sensibilizada y, por ahí, los organismos de la gente tienen una mayor resistencia", apuntó, señalando que la primicia del virus en la población del interior del Chaco encuentra "gente que no está inmunizada naturalmente contra la infección", lo complica el panorama de la infección, según explicó.

El dengue es considerado hoy uno de los mayores problemas de la salud pública mundial, con más de 100 millones de casos. En la región, Bolivia, y Brasil llevan la peor parte, con una importante cantidad de muertos en sus principales ciudades.

"Es la enfermedad transmitida por vectores, más importante junto a la malaria", anotó Buchovsky señalando que todos los países del continente tienen casos, excepto Canadá y Chile.

"Todo el África, todo el sur del Asia y parte de los países del Pacífico, con grandes epidemias en los últimos años en Singapur, Malasia, Camboya y con muchísimos números de muertos", encuadró el especialista, señalando la repetición de las mismas causas estructurales.

"El Chaco tiene que tratar de que se haga algún tipo de acueducto que lleve el agua a todo ese sector del Chaco, porque si no, va a ser una región sin porvenir", graficó, planteando que todo el desarrollo económico logrado en los últimos años no se podrá seguir manteniendo sin el vital elemento.

Reciclado vital

La situación de la misma ciudad de Charata, epicentro del desarrollo sojero de los últimos años, es la prueba de un doloroso contraste de un importante crecimiento económico, pero con la persistencia de falta de infraestructura social básica como la de sistemas de agua potable y cloacas.

"Son ciudades con un importante bienestar económico en los últimos años, con un gran consumo que se ve en el impresionante basural de la ciudad, donde va a haber que hacer un programa de reciclado de residuos porque son todos elementos que se van sumando y que predisponen a infecciones como la del dengue, pero mañana pueden ser otras", anotó para recomendar que las políticas sanitarias y ambientales ocupen un destacado lugar en la agenda pública.

Buchovsky apreció que tanto el desarrollo hídrico de la provincia, como acciones para el manejo sustentable de los basurales, forman parte del programa del gobierno provincial y remarcó la necesidad del reciclado de residuos, desde las investigaciones brasileñas que confirman la interrelación de los basurales con el problema.

El especialista anotó que con seguridad, con la llegada de los primeros fríos y la caída natural de la cantidad de casos, "la gente y todo el sistema van a bajar los brazos", por lo que subrayó la necesidad de seguir insistiendo en la eliminación de las larvas, con medidas al alcance de la comunidad.

Comentá la nota