Está en duda la continuidad de Sol Líneas Aéreas

La empresa adelantó que se tomará hasta fin de mes para resolver el futuro de sus operaciones en la ciudad. Los vuelos del lunes están confirmados. Pero el panorama no es alentador. En el transcurso de la próxima semana, se irán disminuyendo aún más los horarios.
Se viven horas decisivas para el futuro de los vuelos comerciales en la ciudad. Luego de casi tres años de operaciones interrumpidas, la firma Sol Líneas Aéreas está replanteando la continuidad de sus salidas desde el Aeródromo local.

Los directivos de la firma mantuvieron este viernes una importante reunión donde se analizó el tema. Todavía no se alcanzó una postura definitiva y la empresa reconoció que se tomará hasta fin de mes para resolver cómo seguirá trabajando.

De todas maneras ya se anticipó que se reducirán aún más las frecuencias horarias que actualmente Rafaela posee y se establecerá un número mínimo de vuelos semanales.

Así lo adelantó a LA OPINION el vicepresidente de la empresa, Juan Nyffenegger, quien reconoció que se están buscando alternativas para "equilibrar" las finanzas de la compañía.

"El panorama es complicado. Nosotros deseamos seguir operando. Pero debemos encontrar un equilibrio económico que nos permita seguir haciéndolo. Se pueden soportar temporadas malas. Pero si todo el tiempo es malo, el negocio no cierra", expresó el directivo de la firma.

Actualmente, Sol cuenta con cuatro vuelos semanales desde Rafaela a Buenos Aires: lunes y jueves por la mañana; viernes por la mañana y por la tarde. La tarifa ida y vuelta es de $ 721,89 y el promedio de venta son 400 pasajes mensuales.

"Esta cifra es poca. La situación de Rafaela es compleja y tiene varios factores. Uno de ellos, es el problema de la demanda. Es cierto que en todos los destinos se está trabajando en un 50 por ciento por debajo de las ventas registradas en julio del año pasado. Pero en Rafaela la caída fue aún peor", expresó Nyffenegger.

Por lo pronto, y a pesar de los rumores, los vuelos para el próximo lunes están confirmados, aunque en el transcurso de la semana se irán introduciendo las reducciones anunciadas.

La incertidumbre mayor es lo que podrá ocurrir a partir de agosto. Cabe recordar que, a principios de ese mes, se vence el convenio con el Gobierno provincial para el subsidio del combustible.

"Se está hablando con la Provincia para poder extenderlo. Pero a veces los subsidios no alcanzan, y las operaciones siguen siendo muy onerosas. Es por esto que, en junio, se terminaron de cobrar los subsidios previstos por el convenio, a pesar de que el mismo finalizará en agosto. En julio no se cobró más nada y actualmente se está operando con riesgo y por cuenta propia de la empresa", aseguró el vicepresidente de Sol.

Por último, el tema que también influye en las decisiones de la empresa, es el estado del Aeródromo local. Las mejoras en las pistas se vienen reclamando desde hace tiempo y los empresarios no parecen estar muy contentos con las escasas respuestas recibidas.

"Ya todos sabemos que las dimensiones de la pista, tanto de largo como de ancho, no son las óptimas. Los aviones nuestros ahí no pueden operar y nos vemos obligados a contratar a un tercero. Eso también genera gastos", explicó Nyffenegger.

Fin de los subsidios, caída en las ventas y malestar con la pista. Una combinación de factores que, en pocos días más, podría dejar a Rafaela sin vuelos comerciales.

Comentá la nota