Ya está casi llena la cárcel de Cacheuta

El penal Almafuerte, ubicado en Campo Cacheuta, está a punto de completar su capacidad operativa programada para 650 internos. Actualmente la población asciende a 567 reclusos condenados, de los cuales sólo 35 se encuentran en fase de confianza. Por esta razón se prevé aumentar su capacidad a 920 pero para ello será necesaria una serie de obras, como la ampliación de la cocina y del sistema cloacal.
Los datos se conocieron tras una visita que realizaron los miembros de la Comisión Bicameral de Seguridad, entre ellos su presidente, el senador Mauricio Suárez (UCR). Los legisladores fueron recibidos por el flamante director de la institución, Sebastián Sarmiento, quien asumió el martes pasado. Antes se desempeñaba como responsable de la Dirección de Asuntos Jurídicos.

El funcionario tuvo que escuchar algunas críticas relacionadas con las demoras en la implementación de los talleres que sirven como terapia laboral y educativa. Su respuesta fue que en junio habrá 11 nuevos espacios en marcha, donde se enseñarán diversos oficios como el de peluquero, zapatero y carpintero. Además los presos podrán aprender cómo funciona una granja orgánica, con el apoyo del INTA.

En este caso, el número de destinatarios asciende a 350, lo que representa 60% de los reos. En marzo, 130 comenzarán con los ciclos de escolaridad de acuerdo al cronograma de la Dirección General de Escuelas.

El diputado Luis Petri (CONFE) apuntó su reclamo a la falta de teléfonos públicos dentro del penal, por lo que los internos utilizan celular sin ningún tipo de restricción, a pesar de que su uso está prohibido por ley en los servicios penitenciarios.

Sarmiento aclaró que existe un convenio desde diciembre con una empresa de telefonía para instalarlos pero que ahora les exigen una licitación para colocarlos.

En la recorrida también estuvo la directora de Derechos Humanos, María José Ubaldini, y el subsecretario de Justicia, Sebastián Godoy Lemos, quien tuvo que dar explicaciones de la deuda que mantiene el Gobierno nacional con la Provincia por el alojamiento de los presos federales, en total 269. Ese monto alcanza los $2.700.000 aunque se aclaró que en enero se pagaron $627.000 (el gasto diario es de $37 por cada uno).

El diputado Mariano Ficarra (UCR) planteó la posibilidad de crear un centro asistencial dentro de Almafuerte para evitar las fugas dentro de los hospitales. Esa chance fue descartada por su director por diversos motivos, entre los cuales enumeró que no hay profesionales que quieran trabajar en ese ámbito por los magros sueldos (un médico cobra $2.300 mensuales) y que las internaciones deben realizarse en sitios donde se cuente con todas las especialidades.

Participaron los senadores Alejandra Naman (ARI) y Miguel Serralta (PJ) y los diputados Fabián Miranda (PD) y Mirta Díaz (Fiscal).

Cifras

50 por ciento se incrementó el número de penitenciarios en un año. Con relación al personal de requisa se pasó de 12 a 18.

266 se dedican a tareas de seguridad y contacto. Los 90 restantes cumplen funciones administrativas y de asistencia.

98 cámaras fijas integran un circuito de control interno, a las que se suman otras doce en el exterior del edificio.

Comentá la nota