Esso suspenderá las ventas de gasoil a precio subsidiado.

Regirá desde febrero; se suma así a una decisión idéntica de Shell.
La petrolera Esso, filial en la Argentina de Exxon Mobil, dejará de vender gasoil a precio diferencial a colectivos urbanos, interurbanos y de larga distancia. Así lo afirmó a LA NACION el director de Asuntos Públicos de la empresa, Tomás Hess. La suspensión comenzará a regir el primer día de febrero y afecta al 9% del volumen de combustible subsidiado que compra el transporte automotor de pasajeros, según los datos de enero de la Secretaría de Transporte.

La petrolera Shell, que aportaba un 24% del cupo, tomó la misma decisión hace una semana. En total, quedó comprometido un tercio del combustible subsidiado para el transporte público de pasajeros.

El Gobierno consiguió una solución temporal para evitar aumentos en los boletos de los colectivos y en los tickets de los ómnibus. Tras un pedido de Enarsa que no fue difundido en sus detalles, YPF se hizo cargo hasta febrero del cupo de Shell, unos 20.000 metros cúbicos.

De no mediar solución, en los próximos días debería asumir también la porción de Esso.

Hess justificó la suspensión del suministro por los "deteriorados márgenes de rentabilidad" de la empresa, "que compra el petróleo en dólares y vende en pesos el combustible", lo que haría "imposible" mantener el cupo subsidiado.

"El acuerdo con el Gobierno para 2009 no está firmado y no podemos afrontar lo que sucedió en 2008, año en que acumulamos más de US$ 20 millones en deuda del Estado, porque el documento no se suscribió hasta agosto", explicó.

En 2008, según fuentes vinculadas con las petroleras, el Estado acumuló un pasivo de 950 millones de dólares, que recién empezó a abonar en el último cuatrimestre. La deuda del fisco surge de la diferencia entre el precio de mercado, de 2,10 pesos por litro de gasoil (en la Capital Federal), y los $ 0,55 a 0,65 pactados en el subsidio a las empresas de ómnibus.

Según el sistema actual, las petroleras reciben créditos fiscales cada vez que venden gasoil a precio subsidiado. Esos montos pueden usarse para comprar barriles de crudo a las productoras, pagar retenciones de sus productos exportados o ser exigidos al Estado. Claro que, en épocas de baja producción y exportación, los créditos son difíciles de colocar y se acumulan.

"Es muy probable que las compensaciones ya no se puedan utilizar a cuenta de retenciones, dado que las exportaciones se redujeron al mínimo", agregó Hess, y explicó que las ventas al exterior hoy producen pérdidas debido a que el petróleo es más barato en el mundo que en la Argentina.

Ante la consulta, enfatizó que Esso necesita la firma del acuerdo, una mayor celeridad en los cobros y que los créditos se puedan utilizar a cuenta del impuesto al valor agregado (IVA). "Queremos dejar una puerta abierta para negociar, pero no podemos seguir operando en esta situación tan negativa", explicó.

Aunque Hess negó cualquier vinculación, los reclamos de Esso son muy similares a los de su competidora Shell. En diálogo con LA NACION, el presidente de Shell, Juan José Aranguren, justificó la suspensión como demanda de un inmediato acuerdo para 2009 y de la sustitución del sistema triangulado de subsidios por otro directo, en el cual el Estado provea los fondos directamente a las empresas de colectivos.

De no contar con el gasoil de Esso y Shell subsidiado, las empresas de colectivos deberán pedir más subsidios directos al Gobierno, en un momento en que éste los quiere recortar, o que autorice un nuevo aumento en los boletos.

Comentá la nota