En una esquina de Congreso existe otro termómetro de la desocupación

En una esquina de Congreso existe otro termómetro de la desocupación
Es una oficina del Ministerio de Trabajo que está saturada de trámites vinculados a conflictos laborales.
A falta de información oficial sobre la evolución del mercado laboral, la esquina céntrica de Callao y Bartolomé Mitre se ha convertido en el principal termómetro de lo que está ocurriendo con las suspensiones, despidos y conflictos laborales. En el amplio edificio ubicado en esa esquina -cercana al Congreso Nacional- funciona el SECLO (Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria), donde existe el único registro con los números de conflictos en desarrollo.

Este es un organismo del Ministerio de Trabajo por donde obligatoriamente tienen que canalizarse los reclamos de trabajadores y empresarios antes de iniciar cualquier demanda judicial.

En estos días, el amplio salón de espera del SECLO, que cuenta con unas 70 cómodas sillas, está mostrando un nivel de actividad que no se veían desde hace muchos años: no sólo funciona con su capacidad colmada sino que mucha gente tiene que esperar en los pasillos y las filas llegan hasta la vereda, sobre la avenida Callao. Todos están allí para presentar el formulario de reclamo.

Allí se inicia el expediente, se sortea un "conciliador" y se fija una primera audiencia para que las partes traten de llegar a un acuerdo que evite llegar a la instancia judicial.

Según pudo comprobar Clarín, no hay estadísticas oficiales actualizadas sobre el número de despedidos que están pidiendo el seguro de desempleo. Tampoco se difunden cifras sobre el número de reclamos que se canalizan a través del SECLO. Tampoco sobre el porcentaje de acuerdos que se alcanza. Por eso, una idea aproximada surge de las filas que se forman en Callao y Bartolomé Mitre.

Consultados por este diario, los abogados laboralistas del estudio Schick comentaron que a mediados del año pasado el trámite se hacía en media hora. "Hoy iniciar un reclamo demora unas 3 horas por la gran cantidad de gente que se presenta. Y la primera audiencia debería establecerse a los 10 días, pero actualmente por la masiva cantidad de presentaciones se está fijando a los 30 días.

La mayoría de los reclamos son por despidos, en especial por diferencias salariales a la hora de calcular la indemnización o por conflictos con trabajadores no registrados. No son despidos colectivos o masivos sino cesantías "hormiga", sin causa o alegando falta de trabajo.

Aunque los montos indemnizatorios estén bien calculados y el trabajador no presente objeciones a su empleador, muchas empresas recurren igualmente al SECLO para dejar rubricado que no habrá reclamos posteriores.

"Si las partes llegan a un acuerdo conciliatorio se plasma en un acta suscripta por las partes y el conciliador, que se eleva al SECLO, a los fines del control de legalidad.Una vez homologado, el acuerdo tiene autoridad de cosa juzgada equivalente a una sentencia judicial. De no arribar a un acuerdo, el trabajador queda habilitado para iniciar la demanda judicial, para lo cual el Conciliador otorga un certificado en el que consta que se ha cumplido con la instancia obligatoria de conciliación", comentó el abogado Horacio Schick.

Marcelo Aquino, abogado de Baker & McKenzie considera que "en pocos meses este tipo de reclamos irá reduciéndose con motivo de la sensación de crisis en algunos sectores sumado a la vivencia de crisis en otros". Hasta ahora, opina, "existía la posibilidad de algunos empleados de provocar su despido a fin de lograr el cobro de sumas de dinero equivalentes a indemnizaciones cuando conseguían otros trabajos. Antes de desvincularse por medio de una renuncia buscaban un resarcimiento". El SECLO comenzó a regir en 1996. Atiende de lunes a viernes de 9 a 17 horas y se entregan números hasta las 16.30.

Comentá la nota