Esquema tributario y competitividad

"La presión tributaria fue récord en 2008 y significaron 30 puntos del Producto Bruto Interno (PBI), 10 por ciento más que en la década del ’90", afirmó, al tiempo que agregó que la mitad del aumento en la presión tributaria desde 1993 se debió a la aplicación del impuesto a los débitos y créditos bancarios y a los derechos de exportación.
A pesar de ello, el sector público no ahorró y está en apuros. Desde 2004 el resultado financiero se viene deteriorando en todos los niveles de gobierno considerados.

"En 2008 el gobierno nacional dispuso un 67 por ciento más de recursos que en 1998, medido en dólares. Aún así, su superávit financiero siguió en baja (6,7 por ciento de los ingresos totales), y hubiese resultado del 3,8 por ciento sin recursos extraordinarios de la seguridad social y del Banco Central de la República Argentina", señaló ante empresarios y candidatos.

A las provincias no les fue mejor ya que el año anterior registraron un déficit financiero del 1,9 por ciento de los ingresos totales. En el caso de Córdoba alcanzó "un superávit financiero de 23 millones de pesos, pero si se incluyen las Agencias y Caja de Jubilaciones se observa un déficit de 422 millones de pesos", sostuvo. En tanto, el resultado fiscal se ubicó en 0,2 por ciento, apenas equilibrado.

La Municipalidad de Córdoba, por su parte, terminó con un déficit financiero equivalente al 16 por ciento de sus ingresos totales, sólo superado por el observado en el año 2001.

Argentina, a pesar de la mejor performance de ingresos, no ahorró nada en el último período de "vacas gordas". Chile, en cambio, ahorró un fondo anticíclico de 19.460 millones de dólares, que puede usar ahora para hacer política contracíclica durante la actual crisis económica. "Si Argentina hubiese ahorrado la mitad de lo recaudado por retenciones desde el año 2002, al final de 2008 habría acumulado un fondo de ahorro similar al de Chile", calculó el economista.

Ante esto, esbozó algunas ideas como prohibir ciertas decisiones en meses preelectorales, principalmente pases masivos de contratados a planta permanente, contrataciones por montos importantes, licitaciones entre otras; así como disminuir incentivos para endeudar excesivamente el Estado.

Otra de las sugerencias es incorporar el régimen de penalidades por incumplir la Ley de Responsabilidad Fiscal, que se aplica en Brasil. Puntualmente, en el vecino país se establecen detenciones a los funcionarios, reducción en los salarios, pérdida del cargo e inhabilitación para el ejercicio de la función, cargo o empleo público por cinco años.

Por otra parte, plantearon una posible reducción de impuestos por seis meses para reactivar algunos de los sectores más afectados por la crisis como automotriz, construcción y otros bienes de consumo durable.

En cuanto a la competitividad, reiteró que en el sector industrial se está perdiendo porque los costos de producción alcanzaron al tipo de cambio, con lo cual se perdió el efecto de la devaluación de 2002 que permitió dar un salto al sector. Una de las tareas del Congreso será rever la situación y proponer modificaciones en los factores de fondo.

Comentá la nota