La esposa de un funcionario de Coronel declaró por la efedrina

La Policía fue a buscar a su casa a la esposa del secretario de Acción Social de General Rodríguez, Mauro García. Sería testigo por la causa de la ruta de la efedrina. Anabela López trabajaba en una estación de servicio en la que se habrían encontrado Forza, Espinoza y De Carli.

Alrededor de las 14, la policía bonaerense se llevó como testigo a Anabela López, la esposa de Mauro García, un funcionario de máxima confianza del intendente Marcelo Coronel.

Según confirmaron varias fuentes a 24CON, la mujer era empleada en el autoservicio de una estación de servicio EG3, ubicada a una cuadra del galpón de Osvaldo "Tasca" Carrizo, en el que hallaron los barriles con restos de efedrina cuando estalló la causa.

Por esta propiedad, ubicada en Bernardo Irigoyen y Liniers, justo en frente de la GNC, fue detenido otro funcionario municipal: Manuel Poggi, subsecretario de Desarrollo Económico, ya que la escritura estaba a su nombre.

Las fuentes aseguraron que en dicha estación de servicio, mantenían reuniones Sebastián Forza, el implicado mexicano Jesús Martínez Espinoza, y el empresario de la mansión, Hernán De Carli. Es por eso que a través de averiguaciones del abogado Miguel Ángel Pierri se llamó a declarar a Anabela López, ex empleada del lugar, que fue cerrado una vez que salió a la luz esta causa.

Los investigadores continúan buscando a otra de las empleadas que trabajaba con ella, ya que ambas podrían reconocer que el dueño de la camioneta Dodge Ram negra, De Carli, habría estado en esa misma EG3 anteriormente.

Desde el oficialismo se intentó desestimar cualquier vinculación política y dijeron a 24CON que la mujer de García no había tenido notificación para declarar como testigo, y que siempre se mostró "totalmente dispuesta" a colaborar en la causa. Por su parte, periodistas locales informaron que cinco móviles policiales se habrían hecho presentes en su domicilio, y la llevaron a declarar.

Comentá la nota