La esposa de Capitanich se niega a renunciar, temen un escándalo y ya se habla de "crisis institucional"

La ministra, Sandra Mendoza, aseguró a medios locales que no se va. La versión oficial y las denuncias de la oposición. Qué pasa ahora en las oficinas del ministerio.

La ministra de Salud de Chaco le sigue provocando dolores de cabeza al gobernador y esposo Jorge Capitanich. Esta mañana trascendió de que renunciaría a su cargo debido al escándalo del dengue. Fuentes del propio gobierno provincial explicaron que el pedido de renuncia vino de altos cargos dentro del organismo. La razón es evidente: temen un nuevo escándalo de la ministra el jueves cuando sea interpelada en la legislatura provincial.

Pero al parecer Mendoza ni piensa en renunciar a su cargo. Incluso voceros del ministerio de Salud le dijeron a Perfil.com que "no hay ningún hecho que se haya producido en ningún sentido, no hay cambios de ministros. Estaba con la actividad del ministerio". A pesar de esas declaraciones, otras fuentes consultadas por este portal aseguraron que los colaboradores de Mendoza están "abroquelados" en el ministerio de Salud y que ella se encuentra dentro del edificio.

"Capitanich no confirma, ni desmiente este tema; se pone al pueblo frente a una crisis institucional", señaló este medio el diputado opositor Eduardo Siri, tras dar una conferencia de prensa en la que exigió junto a sus compañeros de bancada una actitud responsable por parte del Gobernador y su mujer.

La noticia del relevo de Mendoza fue publicada por el diario Norte, uno de los principales medios afines al gobierno de Capitanich, según comentaron las fuentes consultadas por Perfil.com.

Y la razón no sería otra que evitar que la temperamental mujer del gobernador enfrente la interpelación que la Cámara de Diputados fijó para el jueves, en busca de respuestas a los manejos en torno a la epidemia de dengue que azota la provincia. "Tienen miedo de que explote en una sesión donde van a estar las cámaras de televisión de canales nacionales", esgrimieron.

El reemplazo. Aunque Mendoza no se quiera ir ya suena el nombre del reemplazante: el bioquímico Hugo Sager, actual intendente de Puerto Tirol y hombre muy cercano a Capitanich, de su confianza y de buena gestión al frente de su municipio. Este portal intentó comunicarse con Sager, quien tenía el celular apagado. Voceros de la Municipalidad desmintieron la versión pero aseguraron que en estos momentos "está viajando a Resistencia", aunque no dieron los motivos.

Según informó Data Chaco, mañana habría mayores cambios en el Gabinete de Capitanich. Además de la ida de Mendoza se espera que se reemplace a la actual ministra de Educación, María Inés Pilati Vergara y al ministro de Obras Públicas Omar Judis.

Comentá la nota