Espontaneas de la edicion papel Lo que falta aprobar en el Deliberante

Durante la jornada de ayer, se escucharon comentarios en torno a los futuros emprendimientos que fueron mencionados durante este año y que todavía no han visto la luz pública en el distrito.

Los comentarios llegaban de la mano del empantanamiento de las conversaciones políticas dentro del Deliberante. Es que más allá de la conocida Reforma Fiscal y del Presupuesto 2009, la agenda legislativa incluye por lo menos tres cuestionas de suma importancia. La principal es el emprendimiento de recuperación de la costa que impulsa la empresa Techint.

A esta altura del año el gobierno de la ciudad ha preferido mantener el más bajo perfil posible sobre el tema, al punto que no se escucha a funcionario alguno interactuando con la comunidad quilmeña, de cara a tamaña iniciativa.

LO QUE FALTA APROBAR EN EL DELIBERANTE II

De todas las posibilidades, la que más llama la atención es que se mantenga cerrada la posible participación de capitales quilmeños, en tiempos que la ciudad está discutiendo su Plan de Ordenamiento Urbano.

Claro que hay sectores reticentes a creer en la empresa que por años, maltrató e incumplió con el Distrito, especialmente en su carácter de gestora de la empresa concesionaria de la deposición final de los residuos domiciliarios.

En los pasillos del Deliberante, es evidente que una de las cuestiones que se está discutiendo detrás de los cortinados es el inminente ingreso de este proyecto para su aprobación. Lo mismo ocurre en Avellaneda. Una vez finalizada la instancia local, el proyecto deberá ser convalidado por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, mediante un decreto del Gobernador Scioli.

El ingreso oficial del proyecto al Deliberante supone la finalización de los análisis previos que actualmente se están llevando a cabo en el marco del Ejecutivo Municipal, en una Unidad Ejecutora que preside el arquitecto Gabriel Santinelli.

LO QUE FALTA APROBAR EN EL DELIBERANTE III

Desde un primer momento, allá por el mes de marzo, el intendente Gutiérrez se puso a la cabeza como defensor de la iniciativa. Una delegación quilmeña participó del viaje financiado por la empresa a Estados Unidos. Hubo algunas ruedas de presentaciones, pero lo que resulta palpable es la ausencia de entusiasmo por el desarrollo y las ventajas que podría recibir el distrito. Se supo que habrá mejoras para la parte central de la ribera quilmeña, pero manteniendo el mismo criterio de una baja exposición pública como si se tratara de un emprendimiento de tal largo plazo, que podría estar sujeto a los avatares de la crisis financiera mundial.

Aunque cabe mencionar también que más allá de las expectativas creadas con la composición del gabinete, la comunicación de los actos de gobierno no viene siendo una fortaleza para la gestión.

EL PROYECTO STARTEL

La otra cuestión que espera es el emprendimiento de Startel. Según se escucha, se trata de una urbanización que resultará de fuerte impulso para aquel sector del distrito. Es otro emprendimiento que cuenta con el aval del Intendente y con el silencio de los concejales que tienen que aprobarlo.

El listado de temas más gruesos lo completa la ordenanza en materia de construcciones en altura. En este punto, el criterio que el gobierno municipal ha venido imponiendo tiene crispados los ánimos de los constructores, griteríos e insultos de por medio con los arquitectos oficiales.

En otro orden de cosas, resulta interesante repasar los flujos de intereses que cruzan el Concejo Deliberante.

Como reclamando una conducción política de orientación, cada concejal busca hacer valer su voto jornada tras jornada.

Atrás quedan los antecedentes políticos de cada uno, así como la cantidad de votos que pudo haber obtenido en las últimas elecciones.

Con el correr de los días, aún los más reprochados por la ciudadanía van cobrando ánimo, todos, salvo contadas excepciones, apuntan a mostrarle los dientes al intendente de la ciudad.

Comentá la nota