Más espionaje a políticos: echarían al actual jefe de la policía de Macri

Montenegro chequea hoy la causa del juez Oyarbide y luego lo desplazaría.
El aún jefe de la nueva Policía Metropolitana, Osvaldo Chamorro, acumulaba información en su computadora sobre la situación patrimonial y financiera de medio centenar de políticos opositores, gremialistas y hasta funcionarios del propio Gobierno de la Ciudad.

Así lo determinaron los investigadores del escándalo por el espionaje que envuelve al Gobierno de Mauricio Macri, según revelaron ayer fuentes judiciales.

El principal nombre que descubrieron los investigadores es el del jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, uno de los principales colaboradores de Macri. Sus datos figuran junto con los de los otros espiados en la computadora que la Policía secuestró el mes pasado en el allanamiento a las oficinas privadas de Chamorro.

La Justicia determinó que también había allí datos del secretario general del gremio de los trabajadores municipales, Patricio Datarmini, de los legisladores opositores Silvia La Ruffa (Identidad Porteña), Diana Maffía (Coalición Cívica) y Gonzalo Ruanova (Espacio Plural).

La información sobre estas personas había sido obtenida a través de la empresa comercial Nosis con la clave de Chamorro. Por eso, el juez federal Norberto Oyarbide le pidió a la empresa el registro histórico de todas las personas por las que pidió datos Chamorro. Ayer comenzaron a circular versiones que indicaban que en ese listado también se encontrarían otros tres macristas: el presidente de la Legislatura, Diego Santilli, y los legisladores Cristian Ritondo y Martín Borrelli.

El jefe de la Policía Metropolitana iba a ser reemplazado en diciembre por el diputado nacional Eugenio Burzaco (PRO), pero esta nueva prueba en su contra podría precipitar su salida. "Es un hecho muy grave", dijeron cerca del ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro. Además, "está casi tomada la decisión" de separar a Chamorro de la jefatura de la nueva Policía Metropolitana.

De esta manera, la nueva Policía porteña, aún sin haber hecho su estreno callejero, perderá a su segundo jefe en menos de tres meses. El Gobierno porteño constatará hoy en Tribunales la información conocida ayer. Montenegro la pedirá una audiencia a Oyarbide para ponerse a disposición del juez y acceder a la mayor cantidad de información posible.

Al menos uno de los damnificados por el espionaje de Chamorro, Ruanova, también se presentará en Tribunales y pedirá ser parte querellante. "Es un escándalo sin precedentes para la Ciudad", expresó el titular de la bancada de Identidad Porteña, Diego Kravetz.

Macri se encontraba ayer en España, donde se reunió con el rey de ese país, Juan Carlos Borbón. Su jefe de Gabinete, Rodríguez Larreta, no contestó los llamados de Clarín a su celular.

La mayoría de las personas sobre las que Chamorro acumulaba información en su computadora son "funcionarios de segunda línea" del Gobierno porteño, según dijeron fuentes judiciales.

La carpeta en la que Chamorro guardaba en el sistema de su computadora los datos de los espiados se llama "Osvaldo".

La causa se inició con las escuchas telefónicas del ex policía federal Ciro James a Sergio Burstein, familiar de una víctima del atentado contra la AMIA y crítico del primer y renunciado jefe de la Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios, quien ayer pidió ser eximido de prisión en la causa.

Luego se supo que Ciro James también habría pedido la intercepción de unos 50 teléfonos en estos últimos años con la misma maniobra: solicitarlos a un juez del Interior en forma subrepticia.

Entre ellos estaba el de Daniel Leonardo, el cuñado de Macri, que el miércoles fue atacado a balazos por desconocidos en un confuso episodio que tuvo lugar en su casa de Ituzaingó. Franco Macri tiene una mala relación con el esposo de su hija Sandra Macri desde que se casaron en el 2004.

Mientras tanto, el juez Oyarbide pidió el desafuero de los jueces misioneros que autorizaron esas escuchas pedidas por Ciro James, quien había pedido ingresar a la Metro.

Comentá la nota