El espionaje ilegal contra Vidal suma tensión entre provincia y Nación

El espionaje ilegal contra Vidal suma tensión entre provincia y Nación

La gobernadora le transmitió su preocupación al Presidente

Aún cuando desde la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) negaron de plano la información que figura en la causa que está a cargo del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, no tiene dudas que fue víctima de espionaje ilegal. A estas alturas, lo único que está en cuestión es quién ordenó recabar datos sobre su vida personal y cuál era la relación de los tres ex comisarios sospechados de vigilar sus movimientos con el espía Marcelo DAlessio.

Cuando la mandataria provincial se enteró que su nombre estaba en las carpetas de DAlessio se sorprendió a medias. A mediados de 2016, dos policías encargados de custodiar el Palacio de Gobierno fueron encontrados a la madrugada revisando sus oficinas y, unos días después, desconocidos ingresaron y revolvieron cajones y armarios en el domicilio oficial del entonces ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai. En aquel momento, desde la gobernación bonaerense ligaron esos hechos a los cambios que se estaban llevando adelante en la Policía provincial. En esta ocasión, según lo que Ramos Padilla sostuvo ante los legisladores en el Congreso la semana pasada, había un operativo montado para espiar a Vidal, el cual estaría vinculado a agentes de la AFI.

"Desde la AFI dicen que es mentira que hayan mandado a espiar a María Eugenia", señalaron a este diario desde la administración bonaerense. No sólo Vidal le hizo saber su preocupación al presidente Mauricio Macri, sino que además se encargó de averiguar con el titular de la ex Side, Gustavo Arribas, y su número dos, Silvia Majdalani, si ellos habían dado la orden, algo que fue desmentido por ambos de manera contundente.

En el entorno de la gobernadora bonaerense no les quedan dudas de que ella y parte de su equipo fueron espiados pero no creen que la orden haya sido impartida desde la AFI. Sin embargo, según la declaración de DAlessio, él reportaba a los comisarios retirados de la Bonaerense Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, que a su vez respondían a Daniel Salcedo, un ex jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Los tres estarían ligados a la AFI.

Por lo pronto, la última semana, como consecuencia de la información que fue revelada por Ramos Padilla, la Corte Suprema de Justicia bonaerense suspendió por 90 días al fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone por haber intercambiado información con DAlessio, luego de un pedido del procurador provincial, Julio Conte Grand, quien adelantó que promoverá el pedido de juicio político.

La noticia del espionaje clandestino aparece en medio de la tensión entre Vidal y el Poder Ejecutivo nacional por la caída en las encuestas a raíz de la mala imagen de Macri en territorio bonaerense y los reiterados mensajes -públicos y no tan públicos- del jefe de Gabinete, Marcos Peña, para desestimar cualquier candidatura presidencial de la gobernadora provincial, quien hasta ahora ha dado sobradas muestras de lealtad, incluso cuando surgen algunas evidencias de que habría sido espiada por integrantes del propio gobierno.

Coment� la nota