Espias y espiados

Infoglaciar - El Ministro de Gobierno salió al cruce de las declaraciones del Obispo, quien había afirmado que lo continúan espiando. Aseguró que se trabaja "codo a codo" con el Obispado y que las afirmaciones de Romanín son "apresuradas" o tienen "otra dirección".
"Nosotros no nos dedicamos a esas cosas", aseguró el ministro de Gobierno, Carlos Barreto, al ser consultado sobre los dichos del obispo Juan Carlos Romanín, quien afirmó que era espiado.

"Primero quiero decir rotundamente que el Gobierno de la Provincia de Santa Cruz no lo espía a monseñor Romanín. No nos dedicamos a esas cosas, es más, trabajamos codo a codo con él. Entiendo que monseñor se puede sentir espiado, pero tendrá que aclarar a qué se refiere. Nos sentimos parte de su gestión cuando nos llama y nos realiza consultas", precisó el titular del Ministerio.

Ratificación

En una entrevista al suplemento dominical Enfoque, del diario porteño La Nación, el Obispo afirmó que todavía lo espían y que se sigue sintiendo hostigado por una parte del periodismo provincial.

El periodista Ricardo Carpena le realizó a Romanín entre otras preguntas las siguientes: ¿A usted lo siguen espiando? ¿Lo siguen hostigando?

-Sí. Hay alguna prensa local para la que parezco prohibido, y hay notas que son demasiado agresivas, o con calumnias hacia mi persona.

Ante la revelación del representante de la Iglesia local, sobre actos de espionaje, el Ministro continuó señalando: "Entiendo que fue una apreciación apresurada o tendrá otra dirección, no por parte nuestra, porque no estamos acostumbrados a esas cosas", reiteró el funcionario.

Duda

Consultado por Prensa Libre si el Obispo se acercó al Gobierno o realizó alguna denuncia sobre los supuestos hechos de espionaje o vigilancia clandestina, Barreto respondió: "No se acercó al Gobierno a realizar una denuncia formal, pero si lo tiene que hacer, lo debe realizar ante la Justicia. No podemos saber si esto se ha realizado o no", esto último en referencia a las supuestas observaciones ilegales de las que sería blanco el religioso.

Desde el lunes, este medio ha intentado comunicarse con el obispo Romanín para que amplíe sus declaraciones sobre los supuestos actos de espionaje de los que fue víctima. Pero fue en vano, ya que se encontraba en Buenos Aires, luego de participar de la 98ª Asamblea Plenaria del Espisco-pado.

Comentá la nota