"Espero que los legisladores puedan cumplir con el PAF"

Los empresarios correntinos están preocupados por las repercusiones que tendrá la caída del Programa de Asistencia Financiera (PAF).
El sector asegura que el freno de los recursos que estaban destinados a mitigar los efectos de la crisis financiera genera desconcierto, aun cuando se tiene confianza en que desde marzo el movimiento económico se reactivará.

Mientras funcionarios gubernamentales buscan negociar el pago de la deuda pública de este año, los dueños de comercios instan a los representantes de los ciudadanos a propiciar medidas que posibiliten el desarrollo económico de la provincia.

"Espero que los legisladores puedan cumplir con el PAF este año", dijo Enrique Collantes, presidente de la Asociación para la Producción, la Industria y el Comercio (Apicc), quien también consideró que el Gobierno nacional debe aplicar políticas económicas perdurables. "Es muy importante que a nivel nacional se largue medidas que sean concretas y perdure en la medida que transcurre el tiempo", afirmó.

La autoridad de la organización que representa a las empresas afirmó que "en Corrientes ya estamos teniendo una pequeña crisis". Aseguró en este sentido que "el panorama es preocupante y con angustia para las pequeñas y medianas empresas que no pueden acceder a créditos".

El panorama económico para el presente año es poco alentador. El empresariado coincide con los funcionarios gubernamentales de la Provincia en que es difícil establecer el desarrollo de la economía a mediano plazo. Para Collantes el movimiento económico por estos días está "bastante nuboso", pero no duda en afirmar que "la situación va a ser crítica".

La circunstancia ameritó que los administradores de firmas privadas tomen medidas para evitar problemas financieros. El gerente indicó que en el sector comercial "sabíamos que nos íbamos a encontrar con esta situación, pero tomamos nuestros recaudos y vamos manejando al situación junto al trabajador".

Durante enero y febrero es habitual que exista freno a la economía. Pero este año a baja en las ventas se sumó a la depresión financiera y los empleados de comercio tienen los sueldos congelados, pero algunos de ellos podrían perder el trabajo si continúa la crisis.

"Esperamos que en marzo haya un repunte. Enero y febrero va a estar mal", dijo Collantes. "El desafío nuestro va a ser marzo, vamos a ver el potencial de la gente y vamos a ver si vamos a poder mantener el empleo", afirmó.

Comentá la nota