Te espero, David.

Te espero, David.
Del Potro superó al estadounidense Isner por 7-6 (4) y 7-6 (3), y ya está en los cuartos de final, donde se medirá con el vencedor del duelo entre Nalbandian y Nadal.
A paso firme. Juan Martín del Potro consiguió su pasaporte a los cuartos de final en Indian Wells, primer Masters 1000 del año, tras derrotar al estadounidense John Isner por 7-6 (4) y 7-6 (3).

El tandilense, quien participa del cuadro de dobles junto a Nalbandian, llegaba al encuentro de octavos con un trajín importante tras su partido frente a Melzer. Y, frente a Isner, tampoco la tuvo nada fácil. Porque el local lo complicó mucho con su servicio y no le dio margen de error. De todos modos, Delpo arremetió en el tie break y se lo llevó por 7-4.

No cambiaron demasiado las cosas en el segundo parcial. Isner siguió acertando con su saque y su derecha y Del Potro tampoco bajó su nivel. Y se fueron nuevamente al tie break, donde Delpo volvió a hacerse fuerte para abrazarse a los cuartos de final, donde esperará por el vencedor del duelo entre Nalbandian y Nadal.

Nalbandian quiere estirar su racha ante Nadal

Rafael Nadal es el número uno del mundo desde agosto del año pasado, y antes ya había demostrado todas sus cualidades con enormes triunfos ante Roger Federer, Rey del tenis en los últimos tiempos. Así y todo, el español tiene una deuda pendiente. Un rival al que nunca le pudo ganar y sólo le pudo robar siete games en dos partidos. Un verdugo, del que hoy, a la madrugada, se puede tomar revancha por los octavos de final del Masters 1000 de Indian Wells. ¿Quién es ese rival? David Nalbandian.

Sólo se cruzaron cara a cara en el circuito dos veces, pese a que el argentino ya hace nueve años que es profesional y Rafa ocho. Fueron dos veces y consecutivas, en un mes arrollador de David allá por 2007. En cuartos de final del Masters Series de Madrid, Nadal se cruzó con un Nalbandian espectacular. Fue 6-1 y 6-2 para el de Unquillo, en una verdadera paliza en apenas 71 minutos de juego. Unos días después, otra vez frente a frente. Y la historia fue similar. En la final de otro Masters, esta oportunidad en París, el argentino le dio otra lección de tenis al ahora número uno. Le ganó 6-4 y 6-0 en una hora y diez minutos.

Esos torneos a fines de 2007 lo encontraron a Nalbandian en su mejor momento. No sólo despachó a Nadal, sino que también lo hizo con Roger Federer y Novak Djokovic, en aquel tiempo uno y tres del mundo, respectivamente. No había tenido un muy buen año, pero lo cerró de la mejor manera posible. Y quizás, de una manera que ni siquiera había imaginado.

Hoy los momentos de ambos jugadores son muy diferentes. Nadal está consolidado en el tope del ranking. Desde aquellas caídas seguidas en 2007, el mallorquín logró diez títulos más para su vitrina. Roland Garros, Wimbledon, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos y Australia, entre los más destacados. En cambio, Nalbandian apenas se quedó con tres títulos y de menor jerarquía (Buenos Aires, Estocolmo y Sydney).

Nalbandian parece tener la fórmula para vencerlo. Nadal, en tanto, tendrá todavía esa sed de venganza por lo sucedido dos años atrás. Ahora es el 14° del mundo contra el uno, aunque la historia que favorece al argentino pesa sobre la espalda del español.

Comentá la nota