"Espero que cuando lleguemos al gobierno no nos encontremos con sorpresas"

Quedó a ocho mil votos de ser intendente de Rosario pero ya habla como parte del gabinete de Perotti. Admite que en las listas hay preponderencia de La Cámpora, por su corrimiento en el armado local. 

Por PABLO FORNERO.

Asoma un otoñal árbol amarillento en la ventana del despacho de Rosario de Roberto Sukerman. Le da tanta luminosidad a la oficina que no necesita de luz artificial. Consumada la elección a intendente, donde compitió y salió segundo, el concejal se permite respirar un poco más hondo y admitir que está “más tranquilo” tras el aluvión de la campaña. 

El peronista quedó apenas a 7.442 votos debajo del intendente electo Pablo Javkin. Perdió, es verdad, pero ganó en consideración y su nombre rápidamente sonó para integrar la lista de diputados nacionales, que finalmente liderará el camporista Marcos Cleri. Por otro lado, también se lo nombra como posible ministro del gabinete del gobernador electo Omar Perotti.

En diálogo con Letra P, Sukerman le encontró razones a su derrota y consideró que “si Cambiemos no se hubiese caído tanto hubiese ganado”. No descarta, por otro lado, que continúe su carrera política fuera del Concejo rosarino y cuenta que no quiso ser candidato a diputado nacional. “Quiero aportar desde donde me toque estar”, sintetiza y le valora a Perotti “el haber aprendido de los errores de 2015” porque permitió trabajar “de otra manera”. Por esa razón, afirma que quiere “incidir, estar cerca del gobierno”.

BIO. Abogado, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Nacional de Rosario. Concejal, responde al sector del diputado nacional Agustín Rossi. Ex jefe de la Anses. Peleó por la intendencia en 2015 y quedó detrás de la ganadora Mónica Fein y la macrista Ana Martínez. En 2017 regresó al Concejo rosarino tras salir segundo en las elecciones de medio término, por debajo del PRO Roy López Molina. Fue por la Intendencia nuevamente este año y salió segundo a apenas un punto y medio del ganador, Pablo Javkin. Suena como funcionario de alto rango del futuro gobierno de Omar Perotti.

-El PJ hizo una gran elección en la provincia, también la hizo en Rosario donde usted quedó a las puertas del triunfo. ¿Qué faltó?

-No creo que haya faltado, se pueden hacer muchos análisis. Acá teníamos tres sectores políticos que venían disputando el poder político de la ciudad. En 2017 Cambiemos sacó un 40% y lo que pasó acá, ahora, es que Cambiemos se destruyó, Roy López Molina sacó el 15% y Javkin me gana la ciudad por unas seccionales del centro donde me saca la diferencia. Si Cambiemos no se hubiese caído tanto, hubiese ganado yo. Hice una gran elección, los votos del centro que en 2017 fueron a Roy ahora fueron a Javkin.

-A principios de año decía, convencido, que teniendo una interna se convertía en intendente. ¿Por qué no se dio?

-Las PASO no se realizaron porque hubo una decisión de otros sectores de que no se realice. ¿Cómo no iba a quererla si el más beneficiado era yo? Sabía que teniendo esa PASO era intendente. No se dio, pero no por mí, yo hice todo lo que estaba a mi alcance. Fue responsabilidad de otros.

-¿Habla de Ciudad Futura o de María Eugenia Bielsa?

-Yo creo que los chicos de Ciudad Futura tenían intenciones de ir a una primaria, seguramente ellos o Bielsa tendrán las explicaciones de por qué no se terminó generando.

"Las PASO no se realizaron porque hubo una decisión de otros sectores de que no se realice. ¿Cómo no iba a quererla si el más beneficiado era yo? Sabía que teniendo esa PASO era intendente. No se dio, pero no por mí, yo hice todo lo que estaba a mi alcance."

-¿Cómo se explica que Perotti le haya sacado a Bonfatti una ventaja mayor que la media en Rosario?

-Tiene que ver con el gran trabajo que hizo Omar en la ciudad junto con nosotros. Hay que ver el contexto de cada elección: en el caso de gobernador dividían los votos entre tres, en el caso nuestro dividíamos entre cuatro. Yo fui el único candidato a intendente del frente Juntos, pero era el candidato de Omar, fui el único que trabajé codo a codo con mi candidato a gobernador. Javkin lo negaba a (AntonioBonfatti, Roy lo mismo con (JoséCorral. Fui el único que estaba permanentemente nombrándolo a Perotti, además de recorrer la ciudad juntos, de ir a reuniones, de estar todo el tiempo juntos. Lo dije siempre, Rosario no es una isla, queremos que Perotti sea gobernador y que Fernández–Fernández gane la presidencial.

-¿Por qué cree que el socialismo no continuará en el gobierno?

-No ha dado respuestas a los principales problemas de la ciudad y la provincia. Si hablamos de la provincia, principalmente en materia de producción, empleo y seguridad, son los tres déficit más importantes del socialismo. En la ciudad no solo eso, sino la gran desigualdad que se tiene, la falta de atención a los barrios, la falta de obra pública, los malos servicios de transporte, de higiene urbana. Y ha habido una forma de encerrarse en sí mismo que ha hecho que no se escuchen otras voces, una forma de hacer política negando la realidad y negando el resto de las expresiones políticas.

-¿Cómo imagina a Javkin? ¿Recostado en el socialismo o en un ala radical del progresismo?

-No lo sé, lo que debería hacer es abrir a todos los sectores. Rosario tiene muchos problemas para solucionar y no los va a poder solucionar solo un intendente, necesita un gobernador, un presidente. No sé con qué condicionamientos se va a encontrar dentro del Frente Progresista, con todos los funcionarios que son de planta municipal y están trabajando en la provincia y ahora van a volver. Desconozco esa situación interna, no es algo que me preocupa, me preocupa seguir defendiendo a los rosarinos y rosarinas.

-¿Cuál va a ser su rol?

-No lo sé, tengo dos años más de concejal. Lo que quiero es aportar desde donde me toque estar, si tengo algún rol distinto al de concejal, si me lo ofrecen, evaluaré si es algún lugar donde pueda aportar más que desde este lugar. Por eso no quise ser diputado nacional, me parecía que era un lugar que me iba a alejar del rol que yo quiero tener en la ciudad y la provincia.

-¿Pero existió la propuesta?

-No es que existió, se habló de la posibilidad, pero yo nunca le di demasiada entidad.

-¿Hubo ofrecimiento concreto?

-Hubo conversaciones, pero uno con las decisiones que toma, si quiere ser diputado lo es. Y yo no lo veía como algo que sintiera, como un lugar para estar. Primero porque entiendo que para apoyar la formula Fernández–Fernández no tengo que ser candidato a diputado nacional, con el nivel de instalación que tengo no necesito una candidatura para apoyar, es lo que voy a hacer la segunda mitad del año. Y por otro lado, quiero aportar al gobierno de Perotti, forme o no forme parte formalmente de ese gobierno. Quiero poder incidir, estar cerca del gobierno de Omar.

-¿Fue parejo el reparto de lugares en la lista?

-Ahora pueden tener protagonismo sectores que quizás no lo tuvieron en lo provincial. De esa manera se compensa lo nacional con lo provincial.

-¿Habla de La Cámpora?

-Claro, Cleri bajó su candidatura a gobernador y no tuvo La Cámpora un protagonismo central en la campaña provincial y, a lo mejor, ahora lo tiene a nivel nacional. Quizás dentro de ese proceso de unidad su cuota es lo nacional.

-¿Va a integrar el futuro gabinete provincial?

-Venimos viendo de qué forma se puede ir avanzando en la conformación del gobierno. No es que tenía una promesa de algo si perdía, nunca pensamos en que íbamos a perder, nunca funcioné así. Veremos si hay algo que yo considere superador, quizás pueda formar parte. Sino, vamos a formar parte aunque yo no esté.

-El armado provincial tuvo como característica central que se contuvo a todos los sectores del peronismo. ¿Vislumbra algo similar en la futura campaña de diputados nacionales?

-Son situaciones distintas, cuando uno plantea una gobernación claramente tiene espacio para todos los sectores. Cuando uno plantea una lista a diputados, donde pueden entrar cuatro o cinco diputados nacionales, es imposible conformar a todos los sectores. Son criterios y armados distintos.

-¿Fue parejo el reparto de lugares en la lista?

-Ahora pueden tener protagonismo sectores que quizás no lo tuvieron en lo provincial. De esa manera se compensa lo nacional con lo provincial.

-¿Habla de La Cámpora?

-Claro, Cleri bajó su candidatura a gobernador y no tuvo La Cámpora un protagonismo central en la campaña provincial y, a lo mejor, ahora lo tiene a nivel nacional. Quizás dentro de ese proceso de unidad su cuota es lo nacional.

-¿Le parece justo?

-Sí, no tengo objeciones. Fernández–Fernández de por sí es una fórmula que genera una amplitud, el ojo se pone en la fórmula más que en una candidatura puntual.

-Se habló mucho sobre la convivencia de Perotti con el kirchnerismo. ¿Resultó más sencilla de lo que se creía?

-No sé si puedo hablar por todos. Nosotros con Omar profundizamos notablemente nuestro vínculo y fue realmente un trabajo muy placentero con todos los sectores. En la general tenías a Perotti, que venía de un sector del PJ; a Alejandra Rodenas que venía de otro; a Leandro Busatto de otro; a Marcelo Lewandoski que viene de otro sector; a Eduardo Toniolli que viene de otro; y a mí. Salvo Busatto y yo, que formamos parte de la Corriente de la Militancia, el resto éramos de sectores distintos. Eso es para destacar y el hecho de haber aprendido de los errores de 2015 hizo que trabajemos de esa manera. En mi caso, que fui candidato único, todas las expresiones colaboraron en mi campaña y estoy muy agradecido.

-¿Perotti fue en esta campaña el conductor del PJ que no fue en años anteriores?

-Sí. Hoy Perotti es el hombre más importante del peronismo de Santa Fe y tiene, además, una relevancia nacional. También es fruto de su perseverancia, era su tercera candidatura a gobernador, había perdido una interna en 2011, fue candidato único en 2015, en esta oportunidad ganó la interna contra una rival muy importante. Creo que el armado que logró es fruto de una maduración y de entender que esto era con todos.

-¿Confía en el socialismo para el proceso de transición que ya arrancó?

-No sé si confió, espero que estén a la altura de las circunstancias y colaboren con todo lo necesario para que cuando lleguemos al gobierno de la provincia no nos encontremos con sorpresas. Uno tiene que entender que no es dueño del Estado, es un inquilino, está de prestado, tiene fecha de vencimiento.

Coment� la nota