A esperar hasta el 10 de diciembre.

Once meses después de la votación del Senado que desató la euforia de los dirigentes agropecuarios al bloquear el proyecto oficial de retenciones móviles, Alfredo De Angeli consideró ayer que el Congreso, con idéntica composición, "está anulado".
El titular de la Federación Agraria de Entre Ríos convocó a votar por la oposición "para volver a ser una república" y deslizó la idea de adelantar el traspaso legislativo si el gobierno nacional no modifica su rumbo económico. Horas después salió a ponerle un freno el diputado y candidato de Unión Pro, Francisco de Narváez, que el jueves paseó y se sacó fotos con De Angeli en las calles de San Martín. "El deseo de cambio que tiene la gente y que se va a expresar el 28 de junio –discrepó– debe estar encuadrado en el pleno respeto de las instituciones."

El 17 de julio pasado, con voto no positivo del vicepresidente opositor Julio Cobos, el Senado sepultó el proyecto oficial para ratificar la Resolución 125 que había elevado las retenciones a las exportaciones de granos. Los miembros de la Mesa de Enlace destacaron entonces que la decisión del Congreso fortalecía a las instituciones y Mario Llambías, de Confederaciones Rurales, remarcó que "con gestos democráticos y republicanos que nos enaltecen", los senadores "supieron comprender el sentimiento del pueblo". Ayer, en diálogo con Radio 10, De Angeli aseguró que "ahora está anulado el Congreso" y agregó: "Lo importante es cambiar la conformación para volver a ser una República".

El productor rural pronosticó que el oficialismo sufrirá "una derrota" el 28 de junio y convocó a votar por la oposición. "Después de la derrota hay que ver si los Kirchner cambian el rumbo. Si no, habrá que juntar un millón de firmas y pedirles que adelanten el traspaso de las bancas", propuso. Sin entrar en detalles, acusó a la presidenta Cristina Fernández y al ex presidente Néstor Kirchner de "resentidos" y consideró que "si son democráticos tienen que entender la voluntad popular y van a tener que torcer el rumbo económico". Por último, anticipó la posibilidad de que el oficialismo, tras las elecciones y en caso de no mantener sus mayorías parlamentarias, empiece "a sacar decretos más decretos".

"Al anticipar el Gobierno las elecciones sabíamos que se iba a producir este problema", opinó De Narváez, en referencia a los cinco meses de transición entre la elección y la asunción de los legisladores electos. De campaña por La Matanza, el socio de Mauricio Macri y Felipe Solá aclaró que "la agenda parlamentaria no tiene que esperar al 10 de diciembre para avanzar con las leyes que necesita el país", pero no acompañó la idea de De Angeli de anticipar el recambio legislativo y llamó a respetar "los mandatos que establecen la Constitución y la ley".

Comentá la nota