Sin esperanzas de aumento, marchan estatales

El panorama económico no deja lugar a expectativas que las presiones al gobierno trasuntarán en incrementos.

Los docentes realizarán hoy un paro y movilización en reclamo de aumento salarial, apoyados por todos los sectores de la administración pública, que aparece a "contrapelo" de los últimos acontecimientos que develaron que la Provincia está en una crisis que podría llevarla a la declaración de la "emergencia económica".

¿Qué aumento podría pedirse en este contexto?, es la pregunta que sobrevolará la movilización de hoy. ¿Qué está ocurriendo con la real situación económica de la Provincia, más cerca de la crisis, que de poder dotar a sus empleados de una nueva mejora en los sueldos?

Claro que también la medida está lanzada, y luego de que el gobernador Schiaretti declarara que no hay más plata, ni siquiera paga pagar sueldos en término, y acudiera en auxilio a la Nación para que le solvente el pago del mes de agosto, la movilización de hoy perdió el incentivo original.

Posiblemente muchos docentes y empleados públicos manifiesten su bronca hoy, exterioricen su desazón, pero ya sin el acicate, sin la esperanza en conseguir una nueva conquista salarial.

Es más, los estatales (participará docentes provinciales, privados y de la educación técnica, el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), legislativos y los cuerpos orgánicos de la Unión de Personal Superior) marcharán hoy más alentados para conseguir que se les pague en término y no con bonos, tal como anunció a mediados de semana el gobierno provincial.

Por supuesto que también estará lo inevitable, el caos céntrico, la molestia a los ciudadanos que no dependen del Estado para conseguir el sustento cotidiano, a los que necesitan desplazarse por donde no podrán pasar para poder trabajar, y que perderán posibilidades económicas.

Así, la visión que del empleado público tiene el ciudadano común, se distancia con este tipo de actitudes.

Unos tienen el empleo asegurado, y el cobro a fin de mes. Los otros dependen de que puedan desplazarse de un lugar a otro del centro, para juntar los pesitos. Porque si no trabajan, a fin de mes nadie irá a sus hogares a abonarles un sueldo.

Comentá la nota