Esperan vender alrededor de un millón de pulóveres en verano

Es el 25% de lo que se fabrica cada año en Mar del Plata. La decisión de no modificar el horario provocó alivio entre los industriales y comerciantes del sector.
La reciente decisión de las autoridades nacionales de no correr la hora fue muy bien recibida -entre otros- por los empresarios textiles marplatenses, quienes expresaron su reconocimiento al gobernador de la Provincia, Daniel Scioli y al intendente municipal, Gustavo Pulti, por las acciones que llevaron adelante en ese sentido.

De acuerdo con una estimación del sector, que sólo en la fabricación de sweaters (alrededor de 4 millones de unidades por año) emplea en forma directa a unas 5 mil personas, durante la anterior temporada estival, a causa de la modificación del horario, se dejaron de vender aproximadamente 100 mil prendas, lo cual resintió la economía tanto de los fabricantes como de los comerciantes locales.

Al ser consultado sobre cómo repercutió la crisis en la actividad, Guillermo Fasano -recientemente fue reelecto como presidente de la Cámara Textil- dijo a este medio que "comparando los 7 primeros meses de este año con igual período de 2008, las ventas, especialmente de las prendas más baratas, cayeron entre un 15 y un 25%; a partir de agosto, el panorama comenzó a mejorar; al conocerse la noticia de que este año la hora no se va a modificar, renació el optimismo", confesó.

Tras señalar que "advertimos que hay empresas que están trabajando más y que reincorporaron personal que habían cesanteado" dijo que "no hay que olvidar que lo que se vende en el verano se empieza a fabricar a partir de setiembre".

Calidad reconocida

Luego de estimar que "vamos a tener una buena temporada", el titular de la Cámara Textil admitió que "la Avda. Juan B. Justo, el centro y la calle Güemes son los ámbitos más concurridos por los turistas; los sweaters marplatenses son reconocidos en todo el país por su calidad; si bien tres décadas atrás la ciudad no tenía competencia en cuanto a fabricación, la industria creció también en otros lugares, especialmente en la Capital Federal, Córdoba y Rosario; de cualquier manera, por la calidad de sus productos, Mar del Plata sigue contando con el mayor prestigio", sostuvo.

El empresario, que reconoció que "lo que los turistas compran en el mostrador y lo que se entrega a los mayoristas supera holgadamente el volumen de lo que se vende al público estable de la ciudad", admitió que hay empresas locales instaladas en distintos puntos del país; "en el norte, a pesar de que las temperaturas suelen ser altas, igual se venden muchos sweaters", señaló.

Competencia

Fasano dijo luego que "por la competencia que representan la feria "La Salada" y los talleres clandestinos, que ocupan mano de obra esclava, el lugar más difícil para entrar es Buenos Aires adonde se fabrica cantidad, pero no calidad", aclaró.

En materia de precios señaló que "lo que se produce en Mar del Plata, muchas veces termina vendiéndose en los shoppings porteños a valores desorbitantes; la gente lo sabe y por eso muchas veces opta por comprar en nuestra ciudad".

En cuanto a la competencia que plantean los productos que se importan -especialmente de China- sostuvo que "nuestro sector fue el primero que en 2005, cuando entraban al país unos 3 millones de sweaters por año, planteó el tema de las licencias no automáticas; se trata de un procedimiento que impide importar indiscriminadamente; actualmente, si bien se sigue trayendo del exterior esa misma cantidad, se contempla que ese número sólo puede subir en base al crecimiento de la industria nacional; sería malo prohibir la importación ya que, regulada, evita que los fabricantes argentinos fijen precios abusivos", admitió.

En otro orden, tras señalar que este año no se dictaron cursos en la Cámara Textil, Fasano dijo que "está muy avanzado un proyecto que permitirá que en 2010, a través de cursos de remallado, overlock, corte y moldería, revisado y zurcido y tejido manual, brindemos capacitación inicial a unos 200 operarios; es posible que los lancemos antes de que concluya el año", sostuvo finalmente.

Gente joven con proyectos nuevos

La reciente renovación de autoridades de la Cámara Textil (Guillermo Fasano fue reelecto como presidente) produjo un recambio generacional que posibilitó la incorporación en puntos clave de varios empresarios que tienen entre 30 y 35 años de edad: Carlos Longhi es el vicepresidente; José González, tesorero; Alicia Meschini, Lucas Tejón, Fernando Irrazabal, Axel Lichternberger y Martín Fasano se sumaron como consejeros. Los integrantes del nuevo Consejo Directivo resolvieron armar una subcomisión de jóvenes emprendedores que, con el respaldo del Ministerio de la Producción de la Provincia, trabajará en 2010 por la concreción de tres proyectos. Uno de ellos es el denominado "Calidad marplatense con diseño" en virtud del cual cinco diseñadores de reconocida trayectoria nacional, junto a otros dos de Mar del Plata, presentarán en febrero -en los salones del NH Gran Hotel Provincial- una colección de tejido de punto fabricado en la ciudad, lanzamiento que, en marzo, se hará en el Palacio Sans Souci de San Fernando.

El segundo proyecto -que también se presentaría en ambos eventos- es el denominado "Marca Tejido en Mar del Plata"; contempla el desarrollo de un plan estratégico para identificar a la producción local de pulóveres con un eslogan que podría ser "Mar del Plata, capital nacional del pulóver" (o algo similar); se trata de una iniciativa para la cual se está pensando en una campaña de difusión con cartelería en la Autovía 2.

El tercer proyecto es el de la "Revista del Bicentenario"; se trata de una publicación de primer nivel que será editada con motivo de los 200 años del nacimiento de la Patria y que se entregará, junto con un pulóver marplatense, a los periodistas que participen de la Cumbre Iberoamericana de Presidentes a desarrollarse en nuestra ciudad en octubre del año venidero.

Comentá la nota