Esperan 15 mil trabajadores golondrina

Es el flujo que se calcula que arribará a Neuquén y Río Negro para la cosecha de fruta. Representa un leve aumento respecto de la temporada pasada.
Unos 15 mil trabajadores golondrina ingresarán a las provincias de Río Negro y Neuquén para la época de cosecha de fruta 2008-2009, según estimó el delegado regional de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), José Liguen.

El gremialista advirtió que el flujo de trabajadores tiende a incrementarse año a año y que el grueso de la masa laboral que arriba a estas provincias proviene de provincias como Tucumán, y en menor escala de Santiago del Estero y también de Salta.

Agregó que la actividad frutícola recibió este año mano de obra procedente del norte neuquino para afectar sus esfuerzos a la tarea de poda y raleo, que comenzó a fines de octubre y culminó el 15 de diciembre pasado.

Liguen precisó que la próxima cosecha de pera William’s comenzará el próximo 6 de enero en Valle Medio, zona que comprende a localidades como Chimpay, Lamarque y Río Colorado. Mientras que en la zona del Alto Valle, donde se concentra el grueso de la cosecha, se hará tres días después.

Más trabajadores

Contra la recesión económica que experimenta el país y el mundo, Liguen previó que la cantidad de trabajadores golondrinas superará los registros anteriores, por cuanto así lo indica la tendencia y la realidad productiva.

“Se necesita igual o más cantidad de trabajadores para levantar la fruta, haya o no haya recesión”, advirtió.

Recordó que para la cosecha 2006-2007 el sector recibió alrededor de 9 mil personas, entre Neuquén y Río Negro. Un año después, dijo que la cifra fue superada ampliamente, con el arribo de hasta 14 mil trabajadores rurales, de los cuales 11 mil se desempeñaron en la provincia rionegrina.

“Desde hace 3 o 4 años ingresa mucho personal. Se debe a la mala situación económica que viven los trabajadores en el Norte del país, quienes dicen que en Neuquén y Río Negro encuentran mejores condiciones”, afirmó Liguen.

Trabajo en blanco

El sindicalista sostuvo que la mayoría de las personas que se emplean en forma permanente o transitoria en esta actividad no trabajan en negro. “Mucha de la gente que viene ya estuvo trabajando en otras temporadas y tienen un trabajo que es permanente. Están blanqueados”, señaló.

A su entender, el problema principal que afrontan los trabajadores del sector es habitacional. “La estructura que tienen las empresas para ofrecer vivienda no alcanza a cubrir las necesidades del mercado, pero es un problema que se vive a nivel general”, comentó.

Lo cierto que los trabajadores que año a año visitan la región para desempeñarse en la cosecha de la fruta ya empezaron a arribar a las distintas ciudades del Valle. Y, según las estimaciones realizadas ayer por Liguen, esta temporada estarían arribando unos 15 mil trabajadores, número suficiente para superar el establecido el año pasado.

Comentá la nota