Esperan que los nuevos controles para el dólar disparen el mercado negro

Esperan que los nuevos controles para el dólar disparen el mercado negro
El impacto del anuncio no se sintió ayer. La divisa cerró estable a $ 3,82. Pero se espera que el efecto inmediato sea una ampliación en la brecha entre el dólar formal e informal. En las mesas, enojados, aseguran además que se venderán menos billetes y que se achicará aún más el ya resentido negocio
El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, se encargó de esparcir por todos los medios que el futuro control impositivo de divisas que prepara en conjunto con el Banco Central (BCRA) "garantiza la mayor libertad en las operaciones". Sin embargo, la lectura en las mesas financieras fue negativa. "Sin dudas venderemos menos dólares en blanco y se venderán más dólares en negro", disparó el jefe de mesa de un banco extranjero.

Si bien el funcionario aclaró que el plan de investigar en el acto el origen de los fondos con los que se realizan las operaciones de compra-venta de dólares, no se instrumentará hasta que termine el blanqueo de capitales –el 31 de agosto–, muchos esperaban un impacto inmediato en el mercado cambiario, que finalmente no ocurrió. En rigor, ayer el tipo de cambio permaneció estable. El billete al público cerró $ 3,79 para la compra y $ 3,82 para la venta. En el circuito de los grandes jugadores, la divisa estadounidense terminó en el nivel anterior de $ 3,807 comprador y $ 3,808 vendedor. En tanto, los negocios continuaron en el ocaso. Por falta de órdenes genuinas debido a una parálisis en la actividad, ayer se hicieron apenas u$s 300 millones entre los dos mercados (MAE y MEC).

En la city explicaron, no obstante, que la indiferencia a la noticia obedece a que faltan múltiples detalles de la próxima resolución –aún no se estableció ningún monto y hay dudas sobre la implementación–. Ante la incertidumbre, la cautela prima, dijeron. Así y todo, hay quienes apuntaron posibles repercusiones una vez puesto en marcha el operativo. Por lo pronto, la mirada en las mesas es de recelo porque prevén que esta medida atente directamente contra el negocio cambiario. "Lo que generará en primera instancia es un vuelco de la gente hacia el mercado informal", proyectó un operador. Si bien se podría leer entonces como que gran parte de la gente compra dólares con fondos no declarados, lo cierto es que según indicaron en el mercado, "es muy común que cuanto más trabas o trámites haya que hacer, el público, más allá de que tenga su dinero en blanco, prefiere evitar ese paso y tal vez comprar más caro pero sin ningún trámite".

A su vez, algunos expertos cuestionaron la eficacia de la futura medida. Aunque el Gobierno aseguró que el plan está dirigido a contrarrestar la evasión, por lo bajo lo que se busca es frenar la intensa fuga de capitales que la economía argentina sufre hace dos años –aproximadamente en torno a los u$s 1.800 millones mensuales–. "Por lo que se sabe hasta el momento, la resolución sería como tirar palos en la rueda, pero no ataca los fundamentos de la salida de capitales, que son cuestiones macro como el deterioro en nivel de actividad, del superávit fiscal, el estancamiento de las negociaciones de la deuda en default, el conflicto con el campo, lo del Indec, entre otros", argumentó Ramiro Castiñeira, de Econométrica. "Claramente habrá que analizar los detalles, pero sumar burocracia no frena la fuga de capitales y tampoco calma las expectativas de devaluación. Sirve en el corto plazo, pero a la larga no funciona", agregó.

Comentá la nota