Esperan a Lilita para hacerle frente a Gabriela.

El tiempo de las definiciones comenzará mañana. Al caer la tarde, las autoridades del Comité Capital de la UCR deberán presentar ante la Justicia Electoral las listas de candidatos para las elecciones internas de su partido. Pero los ojos no estarán puestos en sus dirigentes, sino en los pasos de Elisa Carrió: los radicales quieren saber qué hará la líder de la Coalición Cívica para definir a sus propios postulantes.
El reclamo, no confesado públicamente, es que Carrió debe encabezar la lista de candidatos del frente opositor. "Es parte fundamental del acuerdo. Si no es la primera, sería una traición", dijo un dirigente porteño que escuchó el discurso de la ex candidata a la Presidencia en Mar del Plata.

Algo similar había dicho en ese sentido el presidente de la convención radical, Hipólito Solari Yrigoyen, pero ayer le dijo a la propia Carrió que en ningún momento había intentado ponerle condiciones.

"Por qué debería ceder el primer lugar cuando tiene todas las chances de ganarle a (Gabriela) Michetti", la vicejefa de Gobierno y candidata no oficializada del macrismo porteño, se quejó un dirigente de la Coalición Cívica que supo integrar las filas de la UCR.

Los radicales se niegan a cederle a la CC los primeros dos lugares de la lista de candidatos a diputados nacionales por ese distrito. Carrió insiste con que el mejor candidato para encabezar la nómina es el economista Alfonso Prat Gay. Y ella quiere el segundo lugar. Si eso ocurre, la UCR intentará imponer sus hombres en la cima de la lista. Nombres hay varios: Ricardo Gil Lavedra, Rodolfo Terragno y Carlos Más Vélez.

"No importa en qué lugar se va, sino en qué lugar se sirve mejor a la causa", lanzó ayer Carrió para correr el foco de la discusión. Pero no todos coinciden con ella. Otros creen que no hay mejor servicio a la causa que la posible victoria. El resultado de la pulseada comenzará a revelarse mañana.

Comentá la nota