Esperan más estudios al nene que murió en SAO

Un laboratorio está realizando nuevos análisis. La Justicia aguarda detalles de la autopsia.
SAN ANTONIO OESTE (ASA).- Los resultados de la autopsia del niño de siete años que el 27 de mayo pasado falleció en el hospital ´Aníbal Serra´ por causas que la justicia aún intenta determinar, se encuentran demorados debido a que se ordenó la realización de un estudio histopatológico que se está efectuando en un laboratorio de Cipolletti.

Debido a esto, la causa judicial que se tramita en el juzgado nº 4 en el que actualmente se encuentra subrogando el juez Juan Bernardi se encuentra en un compás de espera hasta la llegada de esa información, que echará luz sobre la causa real del fallecimiento del menor.

Según se informó en su momento, el pequeño ingresó al hospital con un cuadro de vómitos y fiebre el domingo 24 de mayo por la tarde y falleció en la madrugada del miércoles 27, casi 60 horas después, producto de una enterocolitis aguda.

Sin embargo, la existencia de una compleja patología de base y la detección de distintas irregularidades tanto en el accionar de los profesionales intervinientes como en el funcionamiento del nosocomio fueron puestas de manifiesto en un informe elevado por la defensora del pueblo Ana Piccinini, que requirió luego del deceso la intervención inmediata de la justicia.

En la presentación realizada a tales efectos, la defensora afirmó que "desde su llegada al nosocomio y posterior internación al día siguiente hasta su deceso, no surge del informe analizado que al menor se le hayan realizado estudios, análisis, o bien dispuesto, en su caso, el traslado del mismo a un centro de mayor complejidad como el Hospital Zatti de Viedma".

Según ese análisis "en la historia clínica no se ve ningún tipo de control, tal como lo expresa, por caso, el día 26 de mayo a las 22 uno de los médicos que suscribe el acta, siendo que el niño fallece alrededor de la 1 de la madrugada del día 27 de Mayo, es decir, un par de horas después de asentado ese comentario".

Debido a esto y en forma paralela a la intervención judicial, se inició una investigación a cargo de la junta de calificación y disciplina, tendiente a determinar si existieron errores de procedimiento en las determinaciones y acciones que ante la atención del caso tomó el personal que se abocó al tratamiento del niño.

El miércoles, el secretario de la Función Pública, Carlos Oliva, confirmó que los integrantes de ese cuerpo presidido por la doctora Calvo destinaron dos jornadas de trabajo intensivo a la realización de entrevistas que tuvieron como protagonistas a un grupo de médicos y enfermeras del hospital.

"La doctora viajó a SAO el martes por la mañana, acompañada por dos abogados y dos representantes del gremio que nuclea a los empleados del nosocomio, y durante todo ese día y el de hoy (por el miércoles) estuvo abocada a tomar declaraciones al personal que tuvo contacto con el menor" explicó Oliva.

Comentá la nota