Esperan que el dólar pierda fuerza por mayor presencia de exportadores

Esperan que el dólar pierda fuerza por mayor presencia de exportadores
Por el feriado, estiman que se anticiparán liquidaciones. El peso es de los pocos que se devaluó este año. Pierde 6,5% mientras que la moneda chilena y el real subieron 10% y 5%
Sin ser un cambio de tendencia, la perspectiva para el tipo de cambio se ha modificado al menos para estos días. El viernes la divisa estadounidense terminó con tónica vendedora. En el circuito mayorista, bajó 1,6 centavos respecto del cierre anterior para ubicarse en $ 3,69 para la compra y $ 3,696 para la venta. En cuanto al precio en las pizarras de las casas de cambio, el billete al público retrocedió 2 centavos a $ 3,69 comprador y $ 3,72 vendedor. El volumen, no obstante, fue reducido y se operaron apenas u$s 250 millones (u$s 111 millones en MAE y u$s 139 millones en MEC).

Al ser una semana corta por el festejo de Semana Santa, varios cambistas estiman que el dólar podría llegar a ceder algunos centavos. "Se va a acentuar la necesidad de pesos por Semana Santa. Prevemos también que varios exportadores salgan a anticipar liquidaciones de divisas", manifestaron desde una sociedad de bolsa. Ya el viernes se registró un mayor ingreso de dólares en la plaza provenientes de la exportación. "Sin ser muy elevado se vieron algunos exportadores, no sólo del sector agrario, anticipando liquidaciones", señalaron desde la mesa de un banco de primera línea. Es por eso, que el Banco Central (BCRA) no tuvo necesidad de intervenir con fuerza. En la entidad monetaria afirmaron que no se realizaron intervenciones en el mercado de contado. En las mesas, sin embargo, hablaron de ventas por u$s 30 millones, un monto bastante inferior comparado con las mediaciones que venía realizando el ente oficial jornadas atrás.

La clave es que los resultados de la reunión del G20 tendieron un puente de optimismo en los mercados internacionales, en donde recibieron animados las medidas que tomaron los dirigentes de esos países. Bajo este contexto, el viernes la mayoría de las monedas se apreciaron frente al dólar. Sumándose a la tendencia, el precio internacional de la soja, que había encontrado una estabilidad hace semanas en torno a los u$s 350 en Chicago, se afianzó hacia arriba en las dos últimas jornadas y ya cotiza para fines de mayo a u$s 365. Estos números sirvieron también para predisponer a los operadores a desarmar posiciones compradas desde el principio de la rueda, especulando con una baja del tipo de cambio ante el buen escenario mundial.

No obstante, en los bancos manifiestan que el organismo que conduce Martín Redrado tampoco dejará caer al dólar mucho más abajo de estos niveles. Incluso, dicen, podría aprovechar la mayor presencia de oferentes en la plaza para comprar dólares y ensanchar sus arcas. El viernes, las reservas volvieron a caer hasta los u$s 46.332 millones. Según informó el comunicado oficial, "se realizó el pago de renta del BODEN XV por u$s 204 millones, el cual se ejecutó con dólares estadounidenses comprados por la Secretaría de Hacienda a este Banco Central mediante excedentes fiscales acumulados". Mientras tanto, en el circuito marginal, el viernes los "arbolitos" negociaban el billete blue a $3,77 al tiempo que para las operaciones de contado con liquidación –mecanismo para fugar divisas al exterior sin pasar por un control de cambios– la cotización también cedió hasta los $ 3,82.

A contramano

Con todo, el peso es una de las pocas monedas latinoamericanas que se ha depreciado contra el dólar en lo que va del año. De esta manera, la moneda local pierde 6,5% desde enero. En cambio, el peso chileno y el real, por caso, se apreciaron más de 10% y casi 5%, respectivamente, en el mismo período.

En rigor, la moneda del país brasileño, el viernes arrancó en torno a los 2,33 para cerrar en 2,21 frente al dólar. En este contexto, las perspectivas para el real, monitoreado de cerca por el Gobierno argentino, son de estabilidad e incluso de fortaleza. En esta línea, Gabriel Vidal, de Criteria Investors, explicó que "dadas las condiciones más favorables, el real se ubicará en la zona de 2 y 2,30 y a menos que en la segunda parte del año la cantidad de expansión fiscal y monetarias golpee la actividad económica podría apreciarse a 1,75 para fin de año". A su vez, Brasil tiene una cantidad importantísima de reservas para hacer frente a cualquier imprevisto. Para que Argentina pueda seguir esta línea, tendría que al menos registrarse un rebote muy alto en el precio de los granos apuntado a una mayor fuente de ingresos para el Gobierno.

Comentá la nota