Se esperan definiciones para nuevas obras de defensa costera claves

Se avanza en la extensión de espigones en el norte y ya se concluyó la protección para los acantilados. Ahora se apunta a la construcción de rompeolas en el sur y la remodelación de las playas de La Perla.
Los procesos administrativos para poner en marcha nuevas obras de defensa costera que le pongan freno a la erosión avanzan lentamente en diferentes dependencias públicas nacionales y provinciales. Mar del Plata espera con expectativas que en los próximos meses sea definido el resultado de dos proyectos decisivos. Uno consiste en la construcción de siete rompeolas sumergidos frente a los acantilados del sur y el otro en la remodelación de La Perla, en donde se tiene previsto extender algunos espigones y retirar algunas escolleras en "T" con el propósito de mejorar la calidad sanitaria y recreativa de esas playas.

El presidente del Ente Municipal de Servicios Urbanos, Manuel Regidor, le explicó a LA CAPITAL que estas son las dos obras "duras" de mayor envergadura planificadas para el futuro inmediato en la costa marplatense.

Según dijo, la que se encuentra en una situación más avanzada es la construcción de los rompeolas, que se extenderán a lo largo de un kilómetro al sur de Punta Mogotes, hasta el barrio Los Acantilados.

En esa zona existe desde hace tiempo un creciente malestar entre los vecinos y comerciantes que fueron testigos de cómo el mar arrasó con las playas, provocando serias consecuencias socioeconómicas en toda el área. En pocos años desaparecieron balnearios, se depreció el valor de las propiedades, cayó la actividad comercial y la ruta 11 comenzó a verse amenazada en algunos de sus tramos.

La obra planificada para esa zona supone una experiencia inédita en Mar del Plata ya que se prevé utilizar un sistema diferente al de las tradicionales escolleras. En este caso, los rompeolas de piedra serán sumergidos a unos 250 metros de distancia de la línea costera para que reduzcan la energía de las olas que actualmente impactan con fuerza contra los acantilados. Se espera que esto disminuya la erosión y al mismo tiempo ayude a recuperar arena.

La obra había sido anunciada en el año 2005 y en aquel momento generó una gran expectativa.

Pero el proceso de licitación recién quedó encaminado en los últimos meses. Los trabajos fueron diseñados por la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires y serán financiados por el Ministerio de Planificación de la Nación, con un monto cercano a los 44 millones de pesos.

La obra ya fue preadjudicada a la UTE conformada por las empresas Rizzo y Alpavial y por estos días el tema está en manos del Ministerio de Planificación Federal, que debería convalidar un convenio para permitir que sean iniciadas las tareas.

A pesar de que inicialmente hubo objeciones contra la idea de sumergir piedras en el mar como método para combatir la erosión, finalmente el proyecto obtuvo el certificado de impacto ambiental y sorteó un cuestionamiento judicial. Ahora se espera que las tareas den comienzo en el corto plazo, y se especula con la posibilidad de que esto suceda en el transcurso de este año.

Tareas en La Perla y el norte

La otra gran obra proyectada consiste en la remodelación de La Perla. Pero en este caso, aún no está asegurado el financiamiento. El proyecto consiste en realizar una intervención que permita extender algunos de los espigones y a la vez, retirar parte de las escolleras en T.

De este modo se pretende mejorar la calidad de las playas de esa zona, a lo largo de una franja de 1.800 metros, que va desde la calle 11 de Setiembre hasta Cardiel.

Más hacia el norte, por estos días se lleva adelante la extensión de tres espigones (que llevan el número 13, 15 y 17) con la intención de mejorar su capacidad para retener arena y recuperar superficie en las playas ubicadas en las cercanías de la calle Acevedo y la avenida Constitución. Según le explicó a LA CAPITAL el presidente del Enosur, junto a esta obra se contempla remodelar los desagües pluviales que desembocan en ese sector. El funcionario precisó que este trabajo se encuentra "en el 50% de su ejecución".

Dentro del plan de defensa costera que comenzó a desarrollarse en los últimos años, también se incluye un trabajo que ya se dio por concluido el año pasado. Se trata de la construcción de piedraplenes paralelos a la costa, en los acantilados ubicados tanto al norte como al sur de la ciudad. El propósito de este trabajo fue el de proteger la línea de costa a través de piedras que impidan que el mar siga avanzando y amenazando la integridad de la ruta interbalnearia.

La finalización de estos trabajos permitió que la Provincia avanzara con el plan para construir una autovía en la ruta 11, en el tramo que une Santa Clara con Mar del Plata.

En este caso, ya dio comienzo el proceso de licitación y en estos momentos se evalúan las ofertas realizadas por dos empresas interesadas en hacerse cargo de los trabajos, que tienen un costo de 44 millones de pesos

Comentá la nota