Esperan conseguir subsidios para empezar con el servicio

Pese a que el correr de los meses y la falta de definiciones enfrió la expectativa que se había generado por el posible regreso de los colectivos urbanos, la gente que participa en el negocio de ubicar a una empresa marplatense como concesionaria del servicio dice que el propósito sigue firme pero continúa trabado por culpa de la burocracia.
Lo que ahora frena la concreción del proyecto es la necesidad de subsidios oficiales, gestionados por estas horas en oficinas de ministerios provinciales y nacionales, que le solucionen a la compañía el problema de pagar el combustible y el salario a los chóferes, al menos por los primeros meses y hasta que la oferta del transporte público se reconsolide entre los juninenses.

Comparable al dicho popular que afirma que el que se quema con leche ve una vaca y llora, el secretario general de la CGT y facilitador de la llegada de la firma transportista capitaneada por Juan Sauro a Junín, Carlos Pesce, ya no se anima ni por asomo a aventurar cuándo van a estar los micros en circulación. Es entendible: desde febrero pasado viene anunciando la inminente vuelta de los vehículos para traslado de pasajeros.

"En principio podríamos estar hablando de subsidios a partir del 1º de diciembre, pero es cierto que no se han cumplido los plazos previos, porque para la entrega de documentación que da cuenta de la intención de reactivar el servicio se había puesto como fecha el 15 de octubre y ya la hemos pasado", le confió el dirigente a La Verdad.

Pesce agrego que Sauro, el dueño de las unidades, está terminando de completar todos los trámites que le requieren para el otorgamiento de los fondos que permitan subvencionar parte del servicio.

"La empresa está tratando de juntar toda la documentación para viajar a La Plata. Ya está el contrato con el municipio, fue enviado al municipio y Sauro lo hizo ver con los abogados de la compañía. Mientras tanto, la comuna trabaja en la corrección de algunas ordenanzas referidas a lugares de recorrido y ubicación de paradas, entre otras cuestiones".

No tan en sintonía con esa palabras del dirigente, en el municipio dicen desconocer lo que va a pasar con los colectivos locales. Alguien cercano al secretario de Gobierno, Mauro Gorer, se despachó con "un no sé, pregúntenle a Pesce", cuando fue consultado al respecto.

Pesce sostiene que "la intención sigue firme, inclusive se están equipando algunas unidades porque en este momento estarían en condiciones de salir a la calle unos dieciocho coches y tiene que existir una flota de veinticinco, contando muletos y de refuerzo".

Asimismo sostuvo que "no hay ningún tipo de problemas con los chóferes. La empresa tiene los datos con los respectivos pre-ocupacionales de cada uno de los hombres que se presentaron para manejar las unidades, que van a ser llamados cuando esté todo listo".

Comentá la nota