Esperan más conflictos laborales para el 2010

Según un informe privado, el deterioro económico y la gran cantidad de cortes de rutas delinean un panorama más complicado para el año entrante.
El nivel de conflictividad laboral se "disparó" en los últimos meses, en un contexto de inflación en alza, deterioro fiscal y recomposición de márgenes empresariales, y se prevé una profundización de esa situación en el 2010 impulsada por reclamos de mejoras salariales, advirtió ayer la consultora Ecolatina.

"La recuperación de la actividad ha frenado el deterioro del mercado laboral. Pero, si bien el ritmo de suspensiones y pérdida de puestos de trabajo se redujo, los niveles de conflictividad laboral se han disparado", alertó.

El informe precisó que en septiembre los trabajadores suspendidos alcanzaron el mínimo nivel en los últimos doce meses (13.250) al igual que los despidos (5.160).

"A pesar de ello, en el tercer trimestre del año, más de 3 millones de trabajadores realizaron huelgas", indicó.

La consultora aseguró que "también se observaron indicios de mayor conflictividad social", al señalar que "en los primeros nueve meses del año se registraron la mayor cantidad de cortes de ruta desde 2002, con excepción de 2008 en que tuvo lugar el conflicto agropecuario".

"El deterioro económico acumulado (mayor desempleo, menor creación de empleo, inflación elevada) y las fricciones entre las organizaciones gremiales en un clima social más denso, delinean un conflictivo panorama laboral", evaluó.

Al respecto, el informe atribuyó el incremento de los conflictos laborales a factores políticos y socioeconómicos.

Entre los primeros, mencionó una mayor competencia por la representación sindical y la ausencia de una pauta única de incremento salarial, donde la disparidad entre las pretensiones resulta agravada por la falta de parámetros certeros de inflación y desempleo.

"Entre los segundos, se debe considerar que el poder adquisitivo del sector registrado creció sólo 0,5 por ciento interanual, en los primeros 8 meses del año, luego de una caída de 4,9 por ciento en promedio durante 2008", puntualizó.

"La consultora prevé que "la evolución de la economía definirá, en parte, la performance del mercado laboral y el nivel de conflictividad en 2010" y sostuvo que las pujas sindicales y el alineamiento de los gremios al Gobierno tendrán "un papel relevante".

"Si bien el clima de crisis se habrá relajado, los trabajadores deberán conseguir elevados incrementos salariales para recomponer su poder de compra en 2010: la suba de precios alcanzó un piso en septiembre y se espera una aceleración. El problema es que tanto el sector público como el privado tienen menores excedentes para responder a las demandas salariales", planteó.

La consultora vaticinó que así "el Estado nacional y especialmente las provincias tendrán restricciones de caja el año próximo".

Incluso proyectó que el incremento de remuneraciones del sector público previsto en el Presupuesto Nacional no alcanzaría a cubrir la suba de precios, en tanto que el sector empresario "buscará recomponer parte de las pérdidas sufridas durante 2009 acotando la suba de sus costos".

Comentá la nota