Esperan una baja de las retenciones

Esperan una baja de las retenciones
El campo vuelve a reunirse hoy con el Gobierno y confía en que habrá algún anuncio
El trabajoso diálogo abierto hace un mes entre el Gobierno y el campo tendrá hoy su cuarto capítulo desde las 14, cuando se reúnan los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Producción, Débora Giorgi, con los presidentes de las cuatro entidades del sector. Anoche, luego del brusco cambio de escenario abierto por el posible adelantamiento de las elecciones legislativas, los dirigentes rurales se hacían eco de insistentes versiones sobre la posibilidad de que el Gobierno anuncie una baja de las retenciones al trigo y al maíz, que pueda incluso alcanzar a algunos productores de soja.

Por otro lado, la oposición y el ruralismo lograron ayer consensuar un proyecto de ley para bajar ese impuesto. La iniciativa sería tratada en una sesión especial que los opositores solicitarán hoy al presidente de la Cámara, el kirchnerista Eduardo Fellner.

Con mínimos consensos, la iniciativa de los bloques de la UCR, el socialismo, la Coalición Cívica y Pro deroga los artículos del Código Aduanero que delegan en el Poder Ejecutivo la atribución de fijar esas alícuotas; elimina el impuesto para los pequeños productores de soja, maíz, trigo, girasol y sorgo, y baja significativamente las alícuotas generales sobre esos cultivos. La iniciativa fue enviada a la Comisión de Enlace, que la analizó hasta cerca de la medianoche y le propuso algunos retoques.

Según confiaron varias fuentes a LA NACION, el proyecto no satisface plenamente a ningún sector, ni a las entidades ni a los bloques, pero fue el punto de partida común que menos resistencias encontró y que aseguraría la presencia en el recinto de más de 100 diputados, un número que no alcanzaría para aprobarlo, pero suficiente para hacer mucho ruido.

En el campo también especulaban con la posibilidad de que, argumentando la necesidad de mantener el ritmo de la actividad económica, el Gobierno anuncie una baja parcial -y por pocos meses- de ese tributo durante la reunión con los ministros Randazzo y Giorgi. Desde los despachos oficiales negaron completamente esa posibilidad.

"En el caso del trigo, el Gobierno podría eliminar las retenciones sin tener costo fiscal porque se cosechó tan poco que no habrá saldo para exportar, y si no se exporta nada da lo mismo que tenga o no retenciones", dijo una fuente ruralista. Algo similar ocurre con el maíz, cuya cosecha de este año fue la mitad que la de 2008.

Vigilia

En simultáneo con la reunión que mantendrán hoy el Gobierno y los ruralistas habrá "vigilias" de productores a la vera de las rutas en varios puntos del país. En el encuentro, la Comisión de Enlace pedirá medidas concretas para los productores afectados por la sequía, la baja de retenciones a las exportaciones de carne, cambios en el nuevo régimen de cartas de porte -cuestionado por las entidades- y el fin de la intervención en los mercados agropecuarios a manos de la Secretaría de Comercio Interior y de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

En el Congreso los bloques opositores harán una gran puesta en escena para reinstalar el debate, que quedó en segundo plano detrás del adelantamiento de las elecciones, que, según reconocen en las entidades, descolocó completamente a los líderes del agro.

El proyecto de la oposición y el agro establece que ningún productor pagará derechos de exportación por la venta de sus primeras 1000 toneladas de soja, 1500 de trigo, 700 de girasol, 2400 de maíz y 1800 de sorgo. Por encima de esos volúmenes, las alícuotas se fijarán en 27% para la soja (hoy está en el 35%); 20% para el trigo (hoy es del 23%), el maíz (rige el 20%) y el girasol (en 32%), y 15% para el sorgo. Anoche, la Comisión de Enlace le proponía a la oposición algunos retoques en los volúmenes alcanzados por la eliminación de retenciones y en las alícuotas.

Según una fuente legislativa, el costo fiscal es de US$ 150 millones por cada punto de baja en la soja; US$ 11 millones, en el maíz, y US$ 7 millones en el trigo. "Eso es lo que el fisco deja de percibir por retenciones, pero el 35% de lo que se resigna vuelve como impuesto a las ganancias y hay estudios que sostienen que por el pago de otros impuestos -como el IVA, ingresos brutos, transacciones financieras, etc.- un 70% de lo resignado también vuelve a los Estados nacional y provinciales", afirmó esa fuente.

Srodek, el primer candidato ruralista

* El vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Jorge Srodek, competirá como diputado nacional o provincial, aliado al diputado Francisco De Narváez. Así, se convierte en el primer ruralista que oficializa su candidatura.

Comentá la nota