Esperan que el alto tribunal sea independiente

En el Colegio de Abogados de San Miguel de Tucumán, la elección de Antonio Estofán como presidente de la Corte fue tomada con prudencia. En cambio, en la entidad profesional del sur hubo una reacción optimista. En lo que coinciden los representantes de los letrados de la capital y del interior es en que, si se nombran jueces subrogantes, debe hacerse a través del CAM.
El presidente del Colegio de Abogados de la capital, Eudoro Aráoz, recibió la elección de Antonio Estofán como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia con una reflexión cargada de deseos institucionales. "Espero que el alto tribunal mantenga una línea de independencia absoluta y que sus decisiones sean insospechadas de cualquier tipo de influencia", anheló.

Durante una entrevista, LA GACETA le preguntó si el hecho de que Estofán haya sido fiscal de Estado y amigo personal del gobernador, José Alperovich, atenta contra la división de poderes. "La independencia se demuestra con hechos, actitudes y con la forma de resolver las causas. Ser amigo de alguien no tiene por qué significar un alineamiento incondicional ni un impedimento en la medida en que se imponga el respecto a la ley, a la independencia y a la imparcialidad que debe primar en todo acto judicial", respondió el letrado.

Defensa del CAM

La cuestión en la cual Aráoz discrepó con Estofán está relacionada con la posible designación de jueces subrogantes, hasta tnato el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) pueda seleccionar, mediante concursos públicos, a los interesados en cubrir definitivamente la treintena de cargos vacantes en el Poder Judicial. Estofán sostiene que la Ley 8.197, que crea el CAM, no le atribuye a este órgano competencia en materia de subrogancias, razón por la que, eventualmente, sería necesaria la sanción de otra norma: este nuevo texto legal, inclusive, podría determinar que la cuestión sea resuelta en la órbita de la Corte Suprema.

El abogado fue contundente al rechazar esta posibilidad. "Por vía de reglamentación y dada la urgencia, el CAM podría establecer un mecanismo, probablemente más acotado, que defina los parámetros para seleccionar los subrogantes. Es evidente que el órgano que puede lo más, en este caso la selección de quienes cubrirán los cargos en forma definitiva, también puede lo menos y, por ende, seleccionar a quienes se desempeñarán en forma temporaria", esgrimió.

En un mensaje hacia el interior del Poder Judicial, Aráoz también instó a establecer un sistema de concursos para reglamentar el acceso a cualquier cargo (de empleado o de funcionario). "El principio de que la idoneidad es el único requisito para obtener un empleo público debe ser una realidad. Los concursos también deben implementarse para disponer ascensos", subrayó.

Comentá la nota