Se espera un diálogo, no un monólogo

Por Walter Brown

La convocatoria al diálogo que realizó ayer la presidenta Cristina Kirchner despertó ilusión entre los diferentes actores sociales del país, aunque también cierto escepticismo

¿Habrá diálogo o será un monólogo?, es lo que se preguntan políticos, empresarios, dirigentes y sindicalistas por estas horas. ¿Se podrá hablar del Indec, de los superpoderes, de la política agropecuaria, de la inseguridad, del manejo de los fondos de la ANSeS...?

Los antecedentes avalan la desconfianza. Fue el kirchnerismo quien se encargó de sepultar la ley que daba paso a las internas abiertas y es hoy la propia Presidenta la que pide el retorno de las primarias. Fue también el Gobierno el que cortó el diálogo con el campo, el Vicepresidente y todo dirigente y sector que se opusiera a su política sobre las retenciones agropecuarias y la elaboración de las estadísticas oficiales; y es hoy el que convoca a una mesa encuentro. Fue Cristina la que llegó al sillón presidencial con la consigna de poner en marcha un pacto social al estilo del celebrado en España y que nunca consiguió activar en los dos años que lleva su gestión. Y es que para alcanzar un consenso, el debate tiene que ser profundo y tocar todos los temas urticantes para el Gobierno. Sino, las diferencias se mantendrán y el diálogo seguirá siendo más una intención que una realidad concreta.

Comentá la nota