El PA espera una definición del PL hasta el 29 de marzo.

La Unión de Partido Provinciales (UPP) no goza de la buena salud que mostró cuando apareció a principios de mes, ya que la irrupción de una de las fuerzas generó el malestar entre los que se sentaron a la mesa a diagramar un frente.
Las conversaciones que comenzaron entre el Partido Liberal (PL) y el Popular (PP), a las que más tarde se sumaron el Nuevo (PANU) y el Autonomista (PA) en pos de cerrar una alianza electoral para los comicios de este año, se desarma.

Prueba de ello es lo que ocurrió durante el fin de semana, cuando en la Junta de Gobierno del PA, los afiliados recriminaron al presidente de la fuerza, Marcelo Chaín, las negociaciones que realizó con el PANU “a espaldas del partido”. No se trata de que los afiliados colorados rechacen un esquema de partidos provinciales, muy por el contrario, desde hace algunos años buscan la reedición del pacto autonomista-liberal, pero el problema radica en unirse a la figura del Raúl Romero Feris.

Así, el panorama de avanzar con la UPP es bastante negro. Sobre todo porque las vertientes del PL ya cuentan con ofrecimientos de los distintos fragmentos del radicalismo, y estarían dispuestos a aceptar. En ese contexto, los autonomistas esperarán una definición celeste hasta el 29 de marzo, respecto a la alianza. Pasado ese plazo aceptarían el ofrecimiento que tienen, realizado por el Partido Justicialista, de cerrar filas.

Comentá la nota