Se espera una baja en el turismo, por la crisis

La previsión es que ingresen menos turistas extranjeros al país, hecho que se notará en la región. El sector se enfrenta a nivel nacional a una caída de 15 por ciento. El escenario es –por ahora- de incertidumbre.

Es solo uno de los aspectos del impacto de la crisis internacional,, pero se deberá tomarlo en cuenta la región, sobre todo manejando tarifas y precios para atraer más visitantes locales: se avizora una caída en el ingreso de turistas extranjeros al país –y, por ende- a la región.

Los turistas extranjeros empezaron a cancelar sus reservas hoteleras en el país y mientras el sector se enfrenta ya a una caída del negocio del 15 por ciento, el escenario para el mediano plazo no es alentador y está plasmado de incertidumbre, se asegura en una nota publicada este lunes en el diario La Nación.

En la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) y en la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc), admiten que "se están cayendo las reservas" y que si a eso "se suma la caída de la actividad por el alza de los costos laborales y la inflación, la baja de la rentabilidad pone a los empresarios en una situación crítica".

"La industria es la primera que se cae y la última que se levanta. Ya sentimos una caída del 15% en el consumo hotelero y en los restaurantes en la ciudad (de Buenos Aires). Para los próximos meses estamos anticipando que la baja llegará al 25% en todo el país", pronosticó Luis Peña, presidente de Ahrcc.

"La primera baja fue de Brasil, que, con España y Estados Unidos, es la principal fuente de turistas extranjeros. Los brasileños, con el real devaluado, no van a venir. Buenos Aires ya les resulta mucho más caro. Encima nosotros seguimos cobrando el IVA a los extranjeros y eso no contribuye a sostener la industria", agregó, tras destacar que ya "hay varios restaurantes vacíos en Puerto Madero".

Un hotelero pintó en pocas palabras lo que está sucediendo y lo que estima que ocurrirá en los próximos meses: "Los europeos irán a gastar a Nueva York, los norteamericanos se quedarán en casa cuidando sus créditos y los brasileños no cruzarán las fronteras con un menor poder adquisitivo".

Comentá la nota