Se espera un 2010 con poca generación de empleo

El año será estable para la industria local, donde logrará mantener su nivel de ventas e incrementarlo sensiblemente, pero de acuerdo a datos relevados en sindicatos y de analistas locales, la reactivación no será suficiente para generar el nivel de empleo que se registró en 2007 en Gualeguaychú en el sector industrial.
Los engranajes principales que motorizan la economía local, por su capacidad de derramar divisas en diversos sectores, enfrentan un año de incertidumbre en cuanto a la volatilidad que presenta la política argentina, pero con la esperanza de que el incremento de los comodities agrícolas a nivel internacional, mejore significativamente los índices de la economía nacional.

Uno de los sectores locales que lo tiene todo para realizar un gran despegue, es el metalúrgicos con las grandes plantas en el Parque Industrial de Hermmann, Gonella y Futura, cuyo incremento en las ventas va a estar ligado al recupero en las exportaciones, que le permitan a las empresas exportadoras, retomar sus proyectos de inversiones en mantenimiento o recambio de equipos. La decena de empresas metalúrgicas que se desenvuelven en la ciudad, su reactivación estará fuertemente ligada a la construcción y al campo, que ya tuvieron una sensible mejora a fin del 2009.

Desde la Secretaría Pyme de la Corporación del Desarrollo, se asegura que los sectores que más posibilidades tiene de crecer y generar empleos en la ciudad este año es el sector de elaboración de alimentos y la agroindustria.

El turismo, tiene una fuerte incidencia social en cuanto a la distribución del ingreso en diversos extractos sociales. La temporada apenas comienza para hacer un análisis, pero se espera una fuerte caída de divisas por la situación climática de este verano, que reduce la permanencia del visitante, inyectando menos dinero a la economía local, lo que a su vez provoca menos generación de empleo estacional

En octubre de 2008 el área Pyme de la Corporación del Desarrollo, realizó el primer relevamiento industrial, que fue actualizado en el último trimestre del 2009 y los resultados se darán a conocer esta año.

De 149 empresas relevadas que se dedican a la transformación de bienes, entre el Parque Industrial y las que operan en el casco urbano, generan en conjunto más de 3 mil puestos de trabajo, y la mayoría logró sostener esos puestos, luego de un 2009 difícil para la economía.

El estudio arrojó que en 2008 el 20 por ciento de las empresas había incorporado personal; el 34 por ciento invirtió en capacitación de su plantel en técnica de producción, gerenciamiento y comercialización; el 45 por ciento invirtió en actualizar su softaware y el 41 por ciento en incorporar y renovar su soporte informático.

Estos datos indicaban que pese a la desaceleración económica que comenzó a sentirse los últimos meses del 2008, un sector del empresariado local siguió apostando al crecimiento en sus ventas.

La Construcción

La UOCRA local, cuenta con 1700 afiliados contando a los trabajadores que están trabajando en Gualeguaychú, Gualeguay e Islas. El 2009, el sector sintió la fuerte contracción de la economía, en la que se pararon o demoraron inversiones inmobiliarias, lo que generó que el 40 por ciento de agremiados, tuvieran que cobrarle subsidio de desempleo.

En menos de un año, casi 40.000 trabajadores de la construcción perdieron su trabajo en todo el país, o en el mejor de los casos, pasaron a la informalidad. La destrucción de puestos de trabajo en uno de los sectores que motorizó la creación de empleo luego de la caída de la convertibilidad, se profundizó en el primer trimestre de 2009 donde hubo una caída interanual del 7,8%, la peor desde el último trimestre del 2002.

Pese a la obra pública que se ejecutó en 2009 en nuestra ciudad, desde el cambio de la cañería madre de Obras Sanitarias, el reasfaltado de la ruta 16 y 20, el puente sobre el camino a Plavesino, la Colonia Penal, la ruta Mesopotámica, el asfaltado de la entrada a Holt Ibicuy, y las pocas obras en el sector privado no fueron suficiente para revertir la tendencia de deterioro en la calidad del empleo y generación de nuevos puestos de trabajo en el sector.

Para este año, se espera que la construcción del Bicentenario por 180 millones de pesos, y la de varios barrios de viviendas sociales, genera una reactivación en la construcción local, pero a diferencia del 2003, cuando la ciudad comenzaba a salir de la crisis del 2001, la construcción local se vio beneficiada por la inversión privada y la obra pública, lo que generó una fuerte demanda en la mano de obra y mejoró sustancialmente el ingreso de los trabajadores.

Para el 2010, no se esperan grandes inversiones privadas en la construcción, que generen la diferencia en cuanto a la creación de puestos de trabajo; no obstante la fuerte inversión en obra pública que tendrá la ciudad este año, en la que se destaca la obra del colector cloacal noroeste por 30 millones de pesos y el Bicentenario, de concretarse estos proyectos le traería cierta estabilidad al sector de la construcción.

Metalúrgico

Las industrias relacionadas al autopartismo, como sucede con las fábricas de acumuladores Unión Bat y FADEMI en Larroque, comenzaron lentamente a beneficiarse con la reactivación del sector automotriz, que cerró un 2009 con buen nivel de ventas. En 2010 la automotriz argentina estará beneficiada por la creciente demanda del mercado brasilero, en donde se estima se colocará el 60 por ciento de la producción nacional.

Pero el derrame que generará la industria automotriz en el sector autopartista, no traerá beneficios directos a empresas metalúrgicas como Hermann o Gonella.

La empresa líder en ventas en el país de acopados y semirremolques, necesitará de dos cuestiones para acercarse a los niveles de ventas del 2007, primero una reactivación del campo y en segundo lugar la construcción a nivel nacional, considerados dos engranajes fundamentales para la reactivación del sector metalúrgico local, que genera más de 500 puestos de trabajo directos en nuestra ciudad.

A fines de 2009 se avizoraba un buen futuro para la construcción, sobre todo en el segundo semestre del 2010, donde se esperaba una fuerte inyección de divisas en la obra pública, pensando en el año electoral del 2011, donde en octubre estarán las elecciones generales.

Pero el conflicto institucional suscitado entre el Banco Central y el Ejecutivo, echó por la borda las esperanzas de un 2010, donde la obra pública impulsara la construcción y con ello los industriales del sector, retomaran la idea de seguir renovando sus equipos de carga y otros insumos provenientes del sector metalúrgico local.

El campo, tras una cosecha de trigo récord en el departamento Gualeguaychú y en la provincia, ahora encuentra trabas para poder colocar su grano, lo que le crea un alto grado de incertidumbre para pensar en nuevas inversiones en equipamiento en cuanto a los prestadores del servicio de transporte del grano a los puertos o los contratistas cerealeros. Por este comportamiento de la economía que también se dio el año pasado, las fábricas de acoplados de todo el país sintieron una reducción en sus ventas del 40 por ciento en 2009 y para el 2010 se espera un año estable, donde las estrategias de ventas van a estar apuntadas al consumo en general y tener una participación en las ventas en el Mercosur, principalmente en países como Uruguay, Paraguay y Bolivia.

Son estas dos variables, que juegan notablemente para pensar que dentro del sector metalúrgico local, el empleo se va a sostener, pero pese a ser un sector industrial fuerte en la ciudad, no repercutirá en la generación de nuevos puestos de trabajo.

Estas variables también afectarán en cuanto al crecimiento de sus ventas de empresa como Gonella, que fabrica calderas y recipientes a presión en el Parque Industrial.

El rubro Textil

El sector textil, con Rontaltex y la Cooperativa Textil que trabaja fason para otras empresas de Buenos Aires, comenzaron a beneficiarse por las barreras proteccionistas que impuso el Estado para preservar la industria nacional de los productos que ingresan de India y China. Esta medida le dio un impulso importante a la actividad que logró recuperarse de los coletazos que sufrió Argentina por la crisis internacional. Para el sector el 2010, será un año en la que están dadas las condiciones para sostener las ventas y hasta crecer.

El comercio

El sector del comercio minorista y mayorista de la ciudad, se caracteriza por su fortaleza en la provincia. Tras un 2009, donde se sufrió una fuerte caída en las ventas por la veda por la gripe A y el fracaso de la temporada invernal de termas, el comercio logró sostener los puestos de trabajo y cerrar un 2009 con un mejor nivel de ventas, a pesar que en Navidad, varios comercios no vendieron como esperaban.

Desde el Sindicato de Empleados de Comercio vaticina buenos augurios para el 2010, en cuanto al consumo, impulsado por el dinero extra que ingresó a la economía local, por las asignaciones familiares por hijo.

El cierre de la frontera por tiempo indeterminado, perjudica en las ventas al comercio minorista del centro de la ciudad, específicamente en el rubro calzado e indumentaria, al considerar que el cambio de moneda les beneficia notablemente a los uruguayos y este flujo de extranjeros en la ciudad, repercutiría sensiblemente en el incremento de las ventas en el sector comercial de Av. Primera Junta y 25 de Mayo, en la que significarían más puestos de trabajo en el comercio minorista y mayorista.

No obstante el Sindicato, es conciente que la contaminación de Botnia con el tiempo, traerá grandes perjuicios al sector.

Otro factor que desalienta la generación de empleo en la actividad, es el alto costo de los alquileres de los locales céntricos, porque la diferencia del valor de un alquiler en Gualeguaychú con otras ciudades vecinas, representa en algunos casos el costo salarial de un empleado para el comerciante.

El alto costo de los alquileres, obliga al comerciante a trasladar ese costo a las ventas, lo que el precio de la ropa, el calzado y otros bienes de consumo, sean un poco más caro en Gualeguaychú que en otras ciudades.

El comercio, planifica inversiones o incremento del personal, de acuerdo al poder adquisitivo que tenga la gente para gastar en bienes de consumos. Solo si el 2010 la economía comienza a estabilizarse y se logran las recomposiciones salariales que reclaman diversos sectores de la administración pública, el comercio minorías podrá beneficiarse directamente y generar más empleo.

El empleo estacional del turismo

Luego del duro golpe que sufrió la actividad por la Gripe A, comenzó a recuperarse, en el último trimestre del año, gracias al "turismo de escapada", que permitió a los hoteles y restaurantes trabajar los fines de semana.

Sin embargo las inundaciones del mes de diciembre, retrazaron la temporada de la segunda quincena de diciembre, donde mucha gente elige la ciudad para pasar las fiestas. La primera quincena de enero, con tantas lluvias, imposibilitó que algunas playas trabajarán a pleno, lo que redundó en la generación de menos empleo estacional.

No sucede lo mismo en la hotelería y en el sector gastronómico, donde se tomaron personas para reforzar al personal estable en una actividad que genera 600 puestos de trabajo durante todo el año.

En lo que respecta al empleo estacional son los jóvenes los más perjudicados, que generalmente son contratados como mozos para trabajar en los patios cerveceros, playas y lugares recreativos al aire libre, que por la inestabilidad climatológica, los empresarios decidieron tomar menos personas hasta que la situación se estabilice.

De acuerdo a datos suministrados por la filial Gualeguaychú de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la Republica Argentina (UTHGRA), el empleo estacional de verano en Gualeguaychú, comienza a generarse a principio de diciembre, al considerarse las fiestas de fin de año como una de las fechas laborables más importante del calendario estival, cosa que este año se retrazó totalmente.

En el sector gastronómico se ve también afectado por este retrazo de inicio de la temporada, porque al no tener playas el turista busca otro destino, la permanencia del visitante es difícil de asegurar y en el sindicato hay preocupación sobre la marcha del empleo estacional en el transcurso de la temporada.

No obstante, con la habilitación de la autopista Mesopotámica, el sector espera contar con turismo durante todo los fines de semana del 2010, que permitirá estabilizar a la industria turística que arrancó la temporada estival con el pie izquierdo.

Comentá la nota