Las especulaciones detrás de Petróleos de Venezuela

La tanque de la economía chavista puso sus ojos en el sur del continente, y participaría en la licitación del área petrolera fueguina CA 12A. El interés de la petrolera desató múltiples elucubraciones que incluso incluyen a los Kirchner. El martes, directivos de la empresa se reunirán con funcionarios provinciales. Mientras tanto, no hay fecha para que se concrete el llamado nacional e internacional. Es que el pliego licitatorio fue objetado por el Tribunal de Cuentas y además debe ser aprobado por la Legislatura. En su momento el ex gobernador Cóccaro impulsó un proceso similar que chocó contra la férrea resistencia de las autoridades electas del ARI, y finalmente dio marcha atrás.
Cuando la polémica por el convenio chino aún no se acalla y el proyecto se encuentra estancado ante los cuestionamientos de vastos sectores de la sociedad, el Gobierno provincial sorprendió días atrás con el anuncio del interés de la empresa Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) de participar en el largamente postergado proceso licitatorio para la exploración y explotación del área petrolera CA 12A.

La oficialización de las intenciones de la estatal venezolana, uno de los puntales del gobierno de Hugo Chávez, estuvo a cargo del secretario de Hidrocarburos de la Provincia, Eduardo D' Andrea, quien informó que el próximo martes se reunirá con directivos de la empresa en Buenos Aires, con el objeto de analizar "otros intereses vinculados a posibles inversiones en Tierra del Fuego".

Incluso, el jueves trascendió que una avanzada de PDVSA había llegado a Ushuaia, previa escala en El Calafate, para reunirse con funcionarios del Gobierno del ARI.

Sin embargo, no hubo ninguna información ni tampoco ninguna aclaración oficial al respecto de parte del Gobierno, cuando en virtud de lo sucedido con las negociaciones con el grupo inversor asiático -cubiertas por un permanente manto de sospecha-, se esperaba que el Ejecutivo diera a conocer detalles del supuesto encuentro o bien una desmentida del mismo, para aventar cualquier duda.

Lo cierto es que el posible desembarco de PDVSA en Tierra del Fuego ya disparó decenas de especulaciones, que tienen como una de las principales línea conductora la intención del matrimonio Kirchner de desembarcar en el negocio petrolífero de la mano de Lázaro Báez, el empresario ícono de la era kirchnerista.

Paralelamente, tras el anuncio de D' Andrea muchos recordaron la férrea oposición que plantearon las autoridades electas del ARI cuando el entonces gobernador Hugo Cóccaro intentó licitar la CA 12A, iniciativa que había concitado el interés de la empresa Epsur SA, cuya propiedad es atribuida precisamente a Báez.

Qué es PDVSA

Petróleos de Venezuela es el principal "tanque" del gobierno chavista, que de la mano de la explotación petrolera logró posicionarse como uno de los principales productores de hidrocarburos a nivel mundial. Esto le permitió a Chávez adoptar una estrategia expansiva en materia de exploración y explotación, en el marco de la cual la empresa puso sus ojos en la CA 12A.

No es para menos, ya que su país cuenta, de acuerdo a fuentes oficiales, con una reserva de 142.000 millones de barriles que prevé elevar a más de 300.000 millones a corto plazo. Y de ese total unos 235.000 millones de barriles reposan en la llamada Faja del Orinoco. De esta manera, Venezuela se ubica en el segundo país del mundo en el rubro.

Del mismo modo, Chávez utiliza a PDVSA para volcar miles de millones de dólares a una importante red de asistencia social que se extiende por todo el país.

Un ejemplo de ello es el anuncio de una "inversión social" para la Faja del Orinoco de 25.000 millones de dólares hasta 2018.

Según informó la agencia regional de noticias TeleSUR, el presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, aseveró que la petrolera estudia "destinar unos 25.920 millones de dólares para inversiones sociales en la rica Faja del Orinoco".

La agencia citó que "desde este año hasta el 2018 se invertirá esa cantidad para la construcción de obras públicas como escuelas y viviendas en la Faja del Orinoco. Esta zona fue escogida porque PDVSA realizará allí sus mayores desarrollos petroleros en los próximos años".

La empresa busca "proporcionar infraestructura y progreso" a la zona -rica en crudos extra pesados-, dijo el directivo, y agregó que "el gobierno en pro de generar empleos y mejorar la infraestructura tiene previsto utilizar la industria petrolera como un motor económico".

De esos 25.920 millones de dólares unos 574 millones se destinarán al servicio de agua, 9.273 millones para mejorar la infraestructura eléctrica, 14.012 millones en vialidad y transporte, 1.500 millones en hábitat y vivienda, 126 millones en salud, 423 millones en desarrollo industrial y productivo y unos 12 millones en educación.

TeleSUR destacó que "pese a que el año 2009 ha atravesado una fuerte crisis del sistema capitalista mundial, Petróleos de Venezuela no ha dejado a un lado su responsabilidad social, pues desde 2001 al 2008 ha aportado al desarrollo social de la nación más de 40.000 millones de dólares, según los informes financieros y de gestión de la principal empresa venezolana".

La licitación

El área hidrocarburífera CA 12 abarca desde el límite con Chile al sur de Río Grande hasta la zona de costa, una franja horizontal de casi 8.000 kilómetros cuadrados. El Gobierno resolvió dividir el área en dos y llamar a licitación para exploración y explotación del bloque occidental -CA 12 A-, que abarca la franja que corre en paralelo al límite con Chile.

En junio de 2008 la gobernadora Fabiana Ríos destacaba el "interés nacional e internacional para explotar hidrocarburos en la provincia", y que el Ejecutivo provincial había finalizado la redacción de los "aspectos legales" que conformarían el pliego de licitación.

La mandataria explicaba que "será un pliego a nivel nacional e internacional y de hecho ya hay varias empresas que han manifestado su interés, tanto nacionales como internacionales, de participar de esta licitación".

Asimismo, afirmaba que "es una prioridad que los hidrocarburos en Tierra del Fuego tengan un valor agregado y poder enmarcar esta prioridad de un recurso estratégico como son los hidrocarburos, en el marco de una política nacional".

Sin embargo, aclaraba que "se debe contar con el aval del Gobierno nacional" ya que si bien "se transfirieron las responsabilidades en las provincias con lo relacionado a hidrocarburos, el Estado nacional reservó para sí lo estratégico y político".

"Más allá de las potestades de las provincias el desarrollo de este tipo de proyectos que puedan darle un valor agregado a los hidrocarburos, debe estar encuadrado en el desarrollo estratégico nacional", insistía.

En tanto, sostenía que "una vez que cuente con la autorización legislativa estos pliegos podrán salir a la venta, lo que estimamos al menos para el mes de septiembre".

Poco más de un mes después se informaba que el Ejecutivo fueguino había presentado ante el Tribunal de Cuentas provincial el pliego de licitación, el que una vez aprobado por ese organismo de contralor sería girado por la Secretaría de Hidrocarburos al área de Legal y Técnica de Gobierno para que elabore el decreto de llamado correspondiente, el cual debía ser rubricado por Ríos y luego aprobado por la Legislatura por mayoría agravada.

El portal especializado Petrolnews.net explicaba al respecto que "en el pliego se dispuso que en materia de regalías el piso de oferta sea del 12% sobre el total de producción, valor que actualmente percibe la provincia".

Sin embargo, las propuestas "sumarían puntos para la evaluación final siempre y cuando se oferte un 5% más sobre el piso fijado, lo que en la práctica elevaría el mínimo a ofertar en regalías a un 17%".

Según D' Andrea, el objetivo del Gobierno era "dejar de ser un ente meramente controlador para ser partícipe en todos los negocios que se realicen en el área".

Más de un año después y ante el sorpresivo interés de PDVSA, el secretario de Hidrocarburos reconoció que el pliego de esta licitación fue devuelto del Tribunal de Cuentas "con dos o tres observaciones fáciles de corregir", y en ese sentido indicó que "nosotros pedimos a la empresa adjudicataria que done dos ambulancias y dos camionetas y el Tribunal de Cuentas dice que no podemos".

Sin embargo, no estimó ningún plazo para que se levanten las observaciones, la gobernadora firme del decreto correspondiente, se envíe a la Legislatura y finalmente se oficialice el llamado a licitación.

En tanto, en la Legislatura prefirieron no hacer comentarios por el momento sobre el anuncio del Gobierno hasta tanto no se produzcan reuniones oficiales. Pero desde uno de los bloques de la oposición confirmaron a TIEMPO Fueguino que a la Cámara no ingresó ningún decreto de llamado a licitación, ni tampoco cuentan con información ni oficial ni extraoficial de parte del oficialismo sobre cuándo se cumplimentaría ese requisito.

Cóccaro no pudo

En la última etapa de su gestión como gobernador, Hugo Cóccaro impulsó la creación de la estatal hidrocarburífera RENASA y también la licitación de la CA 12A, proyectos que cosecharon el fuerte rechazo de parte del ARI -entre otros sectores- y que finalmente no prosperaron. En el caso concreto de la licitación del área petrolera, el hoy partido gobernante planteó que un proyecto de esos alcances no debía ser encarado por la gestión saliente, ya que significaría atar de pies y manos a la nueva administración.

Ante ello, finalmente el ex gobernador decidió por "oportunidad, mérito y conveniencia" dejar sin efecto la licitación, en la que Epsur SA, como se mencionó anteriormente, tenía cifrada grandes expectativas.

La marcha atrás dio lugar a un duro documento de la empresa en el que cuestionó al futuro gobierno del ARI.

La misiva dirigida a Cóccaro sindicaba a las autoridades electas como responsables de "abortar un proyecto" por "mezquindad" política. Fueron publicadas por el portal electrónico SUR54.com.

Según Epsur SA, "lejos de lo que nosotros esperábamos, esto se ha convertido en una pulseada de poder, en la cual las autoridades electas han efectuado distintos cuestionamientos al proyecto presentado y al respectivo llamado licitatorio".

Sostenía que "nosotros nunca quisimos otra cosa que el beneficio mutuo, de allí la propuesta abarcativa que superaba los 13 millones de dólares para un sector de la CA 12; con propuesta de regalías adicionales en un 50% por encima de lo que actualmente percibe la provincia y con la propuesta de construir una planta petroquímica, en cuanto a hidrocarburos se refiere; con propuesta de poner en marcha proyectos de energías alternativas, tal como queda plasmado en la iniciativa privada".

Asimismo, indicaba que "pensamos y seguimos pensando que lo mejor es poner en marcha nuestras riquezas en forma coherente, con planes claros, con transparencia y por argentinos. Para beneficio de todos los argentinos y especialmente de los patagónicos".

"Por tanto, y a fines de evitar idas y vueltas en cuanto a la licitación del área, o a la factibilidad de aplicar el mencionado régimen en áreas hidrocarburíferas (aunque el planteo fuese más allá del hidrocarburo en sí) y para que Epsur SA no se vea involucrada por mezquinas rencillas políticas que manchan su trayectoria, honestidad y capacidad técnica; es que ha tomado la firme decisión del retiro de la propuesta ‘Proyecto de Iniciativa Privada para la Exploración y Eventual Explotación de Hidrocarburos en el Área CA 12'".

Las especulaciones

Como ya se mencionó, la aparición de PDVSA disparó múltiples teorías.

En lo estrictamente técnico, fuentes ligadas al sector petrolero consultadas por TIEMPO Fueguino dijeron que "llama la atención" el interés de la estatal venezolana por la CA 12ª, en función de que la misma es un área considerada secundaria. Es decir que llevar delante un proceso de exploración y explotación con resultado incierto en cuanto a la cantidad de recursos que se podrían encontrar, es una inversión de altísimo riesgo.

Sustentaron su postura al advertir que PDVSA debió suspender ambiciosos proyectos en varios países del Caribe debido a la fuerte caída del valor del barril de crudo, en el marco de la crisis que afectó al mercado financiero este año. Por ejemplo, ayer el barril cotizaba en Nueva York -mercado de referencia- a 76 dólares cuando en julio de 2008 estaba levemente por arriba de los 147 dólares.

Por ello, llevar adelante una inversión de este tipo en Tierra del Fuego no aparecería como lo más viable. Incluso, algunos sectores opositores a Chávez insisten en que PDVSA atraviesa un fuerte déficit, al punto de ubicarla al borde de la quiebra.

Ante este panorama, la decisión de invertir en Tierra del Fuego tendría un anclaje sobre todo político. Por un lado, aparece la decisión de Chávez de profundizar la expansión en materia de hidrocarburos, a sabiendas que la economía de su país se sustenta en los dividendos de la producción petrolera. Es más, es la que le permite resistir con firmeza los embates de Estados Unidos para lograr su aislamiento político y económico.

A esto se agrega la alianza política de Chávez y los Kirchner, iniciada en tiempos de Néstor y consolidada por Cristina, que incluye acuerdos estratégicos en materia energética.

Aparecería aquí una tercera pata que sería la decisión de la Nación de apuntalar la deficitaria gestión de Ríos -como respuesta al acompañamiento de senadores y diputados fueguinos ex ARI a los proyectos impulsados desde la Rosada-, impulsando en este caso la llegada de los capitales venezolanos. Es más, algunos sindican a la diputada fueguina ultra kirchnerista Rosana Bertone como la mediadora, pese a las profundas diferencias que la justicialista mantiene con Ríos.

Las teorías más arriesgadas van más allá y afirman que PDVSA sería la punta de lanza de un gran negocio que, además, significaría la incorporación de los k al negocio petrolero de la mano de Lázaro Báez. En ese marco, los venezolanos "perforan y cierran" allanando el camino para que alguna empresa ligada el ambicioso empresario continúe con la producción propiamente dicha. Y en este caso Tierra del Fuego sería solo el lugar elegido para la operación, recibiendo los beneficios que fijen los pliegos licitatorios.

Un detalle no menor. Durante la gestión Cóccaro habría revistado como personal de planta política de Recursos Naturales de la Provincia un grupo de técnicos que responden a Báez. Durante más de un año estas personas habrían realizado los primeros estudios sobre la factibilidad de llevar adelante la exploración y explotación de la CA 12. Cuando la licitación se cayó, habrían dejado Tierra del Fuego con el mismo perfil bajo con el que llegaron.

Por ahora, solo teorías

En definitiva, detrás del anuncio de D' Andrea aparece la principal empresa de una de las potencias petroleras del mundo con la supuesta intención de invertir en una provincia en crisis, y que necesita de recursos frescos para revertir la coyuntura.

Ante ello, el pedido al Gobierno es el mismo que con el convenio chino: que se respeten las normativas vigentes para garantizar la transparencia del proceso y que se obtengan los mayores beneficios para Tierra del Fuego. Además, lo sucedido con las negociaciones con los inversores asiáticos debe servirle de ejemplo para no repetir errores.

Después, y si finalmente PDVSA desembarca en la provincia, el tiempo y los hechos dirán lo errado o no de las especulaciones que ya están instaladas. Mientras tanto, no son más que elucubraciones.

Comentá la nota