La especulación de un acuerdo light con el Fondo hizo subir a los bonos hasta 7%

La especulación de un acuerdo light con el Fondo hizo subir a los bonos hasta 7%
Se negociaron casi $ 1.000 millones en títulos públicos y los operadores creen que seguirá el rally alcista en el mercado. Los bonos locales aún tienen rendimientos por encima de los títulos similares de la región
Los inversores siguen apostando por los bonos argentinos como si el país hubiera hecho un giro de 180 grados de un día para el otro. El rally de los títulos, que ayer subieron hasta 7%, tiene sustento por el acercamiento entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el inminente lanzamiento de la oferta a los holdouts. Ahora, el mercado cree –a diferencia de meses atrás cuando se especulaba con un default de la deuda– que la Argentina tendrá acceso a los mercados de capitales y que podrá financiar tranquilamente el bache presupuestario. Tan extraño resulta el clima con el país que ahora un banco internacional (todas las miradas recaen en el JPMorgan) tendría comprador para un bono argentino por entre u$s 500 millones y u$s 1.000 millones. Acostumbrados a "pasar la gorra" entre las reparticiones del Estado como ANSeS, AFIP o pedir las utilidades del BCRA para tapar los baches, ahora existirían ofertas de inversores que está dispuestos a poner dólares (contantes y sonantes) a un gobierno que –por ejemplo– sigue manipulando las estadísticas públicas. ¿Giro de 180 grado o exageración del mercado? Cuando se le pregunta esto a los traders de los grandes bancos internacionales, explican el optimismo con un dato bien simple: el spread (diferencial de tasas con respecto a los bonos del Tesoro de EE.UU., considerados libre de riesgo) para Brasil es de 160 puntos al igual que Colombia (para una emisión al 2014); mientras que Panamá paga una sobretasa de 175 o 185 unidades. Incluso México, que tiene un recesión económica del 8% este año, le cobran tan sólo 180 puntos básicos más que un bono de EE.UU.. La clave, viendo esto, es que Argentina tiene un spread de 750 unidades, por lejos el más generoso de la región. "¿Cómo no vamos a apostar por este es enorme diferencial mientras exista el vendaval de liquidez en el mercado?", se pregunta y –en cierta manera– responden desde los bancos de Nueva York.

Otro dato que reconocen en las mesas de dinero es igualmente de elocuente. Los rendimientos de los bonos argentinos, en dólares, son iguales a los de Brasil emitidos en reales. El Bonar 10 tiene una tasa del 12,25% anual contra el 12,71% de una emisión brasileña al 2017 a tasa fija. Así la cuenta, los inversores estarían tentados en pagar por el título argentino en dólares que por el de Brasil que cuenta con el riesgo de tipo de cambio (con un dólar ya en niveles bajísimos a 1,75 reales). Léase, con este nivel de rendimientos, los títulos locales son más que atractivos.

Negocios son negocios

"El mercado está descontando que hay acuerdo con el FMI y siguen pagando los de afuera. Ahora se ven más hedge funds (especulativos) que los de real money (fondos de pensión). Éstos compran la curva de dólares mientras que los hedge funds hacen volar los títulos en pesos que son inversiones más agresivas por el riesgo Moreno. Creo que la tendencia va seguir siendo muy positiva aunque siempre esté el riesgo de que Kirchner dilapide la oportunidad", explican desde una entidad líder.

En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se negociaron $ 970 millones en bonos, cerca de los $ 1.100 millones de semanas atrás cuando se operó un récord post estatización de las AFJP. El Discount en pesos trepó 7%, el Par en la misma moneda ganó el 4,24% y el Bogar 2018 un 4%; mientras que en los emitidos en dólares sobresalieron el Boden 2015 (+4,70) y el Boden 2012 (+1,40%). El riesgo país, el indicador que elabora el JPMorgan y que mide la sobretasa que pagan los países con respecto a un título similar de EE.UU., cayó 8,71% a 723 puntos básicos.

"Con este escenario, cerrar con los holdouts está descontado y es posible que eso haga que la parte corta de la curva en dólares lidere el rally", afirman desde un importante banco internacional que pidió no ser nombrado. En Wall Street creen que de acordar con los acreedores que quedaron afuera en 2005, los títulos "van a volar" porque los fondos que tenían underweight (infraponderar) a Argentina van a salir a comprar activos locales. Eso, calculan, hará que los rendimientos caigan –por lo menos– unos 200 puntos básicos. Por ejemplo, el Boden que tiene un retorno del 11 o 12% caería "mágicamente" al 9%. Lo que viene, según dicen en las mesas de los bancos, es un rebalanceo de las carteras de los fondos que permitirá comprar más bonos argentinos. Considerados de "alto beta" (o sea suben más que el mercado y viceversa), salir del default con los holdouts haría que incrementen sus posiciones en Argentina.

Comentá la nota