Los especialistas piden medidas drásticas

Entre las medidas que se evalúan para enfrentar la expansión de la Gripe A está la suspensión de clases (decisión que ya tomaron ayer varias provincias), de espectáculos públicos (deportivos, cinematográficos, teatrales), el cierre de shoppings y centros comerciales, y de otros espacios en los que se aglomeran muchas personas. Según los infectólogos consultados por Clarín, la medida sería útil para aminorar el impacto del virus A H1N1.
Para Marcelo Blumenfeld, infectólogo de la Sociedad Argentina de Infectología, se está en un momento en que deben considerarse medidas por el estilo. "Medidas drásticas como esas podrían ser efectivas; pero son recomendables de acuerdo a la gravedad de la pandemia. Para establecer esa gravedad se debe tomar en cuenta la tasa de mortalidad que presenta la enfermedad en la población en general, y también la tasa de mortalidad que se esté dando entre quienes no forman parte de los llamados grupos de riesgo", explica Blumenfeld.

El especialista señala que por eso es importante poder estimar con la mayor precisión posible el número real de infectados, que siempre es mucho más alto que el número de casos registrados, ya que la Gripe A presenta un buen porcentaje de cuadros leves, y otros directamente asintomáticos.

En este sentido, Blumenfeld señala que el número real de enfermos en el país sería de "decenas de miles".

En Estados Unidos, por ejemplo, aunque el número de casos registrados no llega a los 30.000, se estima en un millón el número de afectados.

El otro dato crucial para establecer la tasa de mortalidad es el número de muertes; y en este caso sí el número oficial es confiable porque, señala Blumenfeld, como las muertes se desencadenan por cuadros pulmonares graves, difícilmente no se conozcan.

Por su parte, Enrique Casanueva, jefe de Infectología Infantil del Hospital Universitario Austral, reclamó que se suspendan "ya" las clases por un período de dos semanas. Pero aclaró: "De nada serviría que se las suspenda si de manera conjunta no se toman otras medidas, como el cierre de cines, teatros, estadios, shoppings y todos los sitios en los que pueda haber grandes aglomeraciones de gente". De acuerdo al especialista, en realidad esta medida se debería haber tomado la semana pasada.

Según Casanueva, "si no se toman las decisiones correctas, la epidemia va a seguir avanzando, con más muertes entre personas sanas". Para el experto, la cantidad de enfermos es altísima: "Por la cantidad de internados, presumo que fácilmente entre Provincia y Capital puede haber entre 40.000 y 50.000 casos".

Comentá la nota