Especialistas aseguran que los policías están mal preparados

Señalan que deben exigirse más requisitos para ingresar a la fuerza, y no flexibilizar, como se pretende.
Ayer, profesores del Instituto Universitario de Seguridad Pública (IUSP) expusieron ante la Comisión Bicameral de Seguridad una serie justificaciones por las que se oponen a la flexibilización en el ingreso a la carrera de policía, solicitada por algunos senadores.

Especialistas en distintas áreas de la seguridad efectuaron además fuertes críticas respecto al funcionamiento actual del IUSP, quienes resaltaron la “mediocre preparación” de los egresados, quienes velan por la seguridad de los mendocinos.

Esta situación, –que se suma al pedido de legisladores del oficialismo de modificar los requisitos que deben cumplir los aspirantes a policía– oscurece el panorama, según los docentes, ya que, si hoy la formación de los efectivos no es la mejor, en el futuro la situación será aún más crítica. “El mensaje que se le da a la sociedad con esto, es que cualquiera puede ser policía”, sostuvo la profesora Alicia Pederzzoli.

En contra de la posición de bajar los requisitos, los docentes exigen cambios en el sistema del Instituto, que tiendan a lograr policías con mayor excelencia. “El producto que sale (los policías) no es el óptimo; de 50, me atrevo a decir que sólo 5 serán policías de vocación”, señaló el abogado y profesor, Arístides Agüero.

¿Quiénes creen qué estudian para ser policías? les preguntaron a los legisladores, los profesores. La respuesta: “Son jóvenes de barrios marginales, hijos de familias que necesitan un sueldo. En su mayoría no tienen la vocación”, dijo Agüero y agregó: “La educación que traen algunos no es la mejor, cuesta enseñarles. Además, el Instituto no se compromete, las carreras son cortas, no dan cursos, no se compromete a la capacitación, dan muchas oportunidades para que aprueben, nadie controla a los profesores. Decayó el nivel de exigencia de alumnos y profesores porque los buenos maestros se fueron, justamente, por esto”, advirtió el penalista.

A esto, distintos profesionales como el especialista en investigación criminal Julio Alazarín, el abogado y policía Ricardo Revora y las profesoras Norma Arenas y Pederzzoli, agregaron que muchos alumnos tienen dificultades intelectuales básicas como la comprensión de textos, la lectoescritura y demás.

Pero esta realidad encierra problemas más profundos que el simple funcionamiento del Instituto, aspecto que ni los legisladores ni los profesores ignoraron. En esto entran en juego las deficiencias del sistema educativo y las “políticas mal implementadas que sólo buscan ganar policías en cantidad y no en calidad”, destacó Revora.

Como conclusión de este análisis los docentes solicitaron que la carrera de auxiliar de oficial (policía raso) pase de durar seis meses a un año, que los técnicos en Seguridad Pública deban ser primero auxiliares, trabajar dos años y después poder hacer la tecnicatura y que esta pase de durar dos, a tres años. Además, Alzarín insistió en la necesidad de especializar en las distintas áreas que existen dentro de la Fuerza.

De todas formas, “hay que unir la necesidad de más policías y de mayor calidad”, señaló el diputado Mauricio Suárez. / Cecilia Zabala

Comentá la nota