Especialista en Academias.

Especialista en Academias.
ROSARIO CENTRAL: Mostaza ya es el nuevo técnico de Central. El domingo frente a San Lorenzo arranca su lucha contra el promedio. "Es un gran desafío en mi carrera", afirma.
Sin presentación pomposa ni conferencia de prensa de por medio, Reinaldo Carlos Merlo asumirá hoy en el cargo que dejó vacante Gustavo Alfaro como director técnico de Rosario Central. Será derechito al trabajo, como para no perder tiempo y empezar a revertir la situación penosa que vive el Canalla en la tabla de los promedios.

Tras un fin de semana de reunión en reunión y con mucha gente de por medio, la Comisión Directiva eligió a Mostaza por sobre Claudio Ubeda, el otro candidato que llegó a la elección final, para afrontar lo que queda de un campeonato donde permanecer en la categoría (de finalizar el torneo hoy, Central estaría jugando la Promoción) pinta como hazaña. Lo que pesó fue la experiencia por sobre la identificación centralista que ostentaban en mayor o menor medida los otros candidatos: Ubeda, que llegaba acompañado por el Mono Raúl Gordillo; Ariel Cuffaro Russo; y Gregorio Pérez que postulaba al mellizo Gustavo Barros Schelotto como ayudante.

Lo cierto es que la CD acordó con el ex técnico de Racing y River entre otros, cuyo último trabajo fue el año pasado en Barcelona de Ecuador (de donde se fue tras un partido con graves incidentes). La reunión clave se dio el domingo, en San Pedro, y duró tres horas y media. A la noche, mientras en Fútbol de Primera resonaban los ecos de la goleada de San Lorenzo, el rival de su debut (el domingo, 19.30 en Arroyito), a Mostaza le comunicaban que estaba en el sprint final. Y ayer lo confirmaron como el elegido. Del contrato de Carlitos trascendió una cláusula llamativa: en caso de un Central descendido, se rescindirá el vínculo de común acuerdo. Hoy, en el country que posee la institución rosarina en Arroyo Seco, será el día 1 de su etapa como DT canalla, desafío en el que lo acompañarán René Daulte (ayudante de campo) y Jorge De Santi (preparador físico). "Esta es como la tercera vez que me llamaron de Central. Este club siempre me gustó y ahora me gusta el desafío de pelear para quedarse en Primera. Central está dentro de los equipos grandes", relató Merlo.

Otra particularidad de la llegada de Mostaza a Arroyito es que, esta vez, los dirigentes optaron por consultar a los referentes del plantel profesional antes de tomar la determinación. Sea por el rumor que habla de una no muy aceitada relación de los peso pesado con Alfaro o por el dato de que esta conducción ya va por su cuarto entrenador en menos de un año y medio, el Kily y el Equi González, Walter Ribonetto y Omar Zarif le dieron el ok a Merlo. "Una vez que se decidió la rescisión de Alfaro, nos reunimos con los referentes del grupo y les pedimos su opinión sobre quién debía ser el próximo entrenador", explicó Manuel Usandizaga (asesor legal del club y cabeza de la Subcomisión de Fútbol) quien estuvo a cargo de las negociaciones con los candidatos. "Las dos charlas que tuvimos con los que eran candidatos fueron muy buenas y la verdad estamos muy contentos porque son muchos los técnicos que están interesados en dirigir a Central. Pero al margen de eso, se hizo un análisis y por el momento que atraviesa el club se decidió que tenía que ser una persona que haya pasado por momentos difíciles, que haya dirigido equipos grandes y se determinó, apuntando a su trayectoria, que fuera Merlo el elegido", explicó el hijo del presidente. Y, con flores para Ubeda también, declaró: "Por supuesto que los dos tienen sus virtudes, pero creemos que Merlo puede aportarle a este momento un montón de experiencia, por todo lo que ha hecho y dirigido".

A los 58 años, Mostaza encara un desafío importante, de ésos que apuntan a la gloria... o a Devoto. "No tengo miedo, yo conozco lo que es pelear por no descender. Me pasó en Racing y también en Estudiantes. Es cierto que el equipo está mal anímicamente porque no se dieron los últimos resultados, pero sé que lo puedo sacar adelante". Merlo confió que antes de subirse a este barco analizó al plantel canalla y que está más que conforme con lo que él considera "una plantilla completa", sobre todo por las variantes ofensivas. "Ahora está en mí armar un buen equipo", concluyó Mostaza, quien no perdió su habitual buen humor: "Cuando volvía de la reunión, en la ruta venía escuchando a San Lorenzo, nuestro primer rival, contra River. Y con cada gol me costaba manejar...".

Comentá la nota