ESPASMOS DE JULIO.

Por: Jorge Cagliani.

Seria fantástico que los gobiernos modificaran actitudes que consideran equivocadas también cuando están fuertes y son ratificados por la comunidad.

Las medidas tomadas por la administración de Papa Sam , por mas que puedan ser justas, no dejan de ser espasmódicas ya que se sospecha que las mismas solo se cristalizaron ante la derrota del modelo K y la escueta elección local del 28 de junio.

La pregunta mas que obvia es que hubiera pasado si – como lo proyectaba – el oficialismo hubiera obtenido 5 bancas en el deliberativo, qué ¿ las prestaciones municipales se hubieran convertido en un optimo servicio? ¿Los dinteles de la entrada a Bragado hubieran tenido la señal exacta para que el ángel de la muerte de la gripe A no tocará a sus hijos? (como ocurrió con la veda en la quinta de una concejal donde se revinieron más de 20 personas con mandatarios incluidos)

Aldo San Pedro, que aprovechando los anuncios de cambio ministeriales desmintió los posibles despidos – en realidad suspensión de contratos de compromiso político – y que es secundado por gremialistas que confunden roles y anuncian lo mismo, sigue en su estilo paródico (1) a la presidenta CFK y no deja ser una suerte que no le atraigan las costosas joyas y carteras que la Mandataria obtiene para derrotar la depresión.

Las medidas, no obstante, son espasmódicas, tomadas de apuro y poco creíbles dado que será difícil que el Secretario de Salud y segundo en la sucesión de mando, se vaya a su casa para contar los días que le restan a su asunción de concejal.

Esta medida no obstante era evaluada desde hace tiempo, no tanto por reconocidas deficiencias en el área salud, sino por necesidad política de evitar la Asunción del hombre de Duretti, Guilleromo Dorrink en el deliberativo local.

Es que el Gaucho Mayor sabe que en la legislatura vernácula necesita mas de un hombre de confianza que – como valor agregado – sea capaz de pensar, en dicho sentido no nos resultó extraño – porque ya habíamos escrito sobre el tema – la actitud del concejal electo Alejandro Pasarini quien ante la visita de un diputado socialista Ricardo Cuccovillo, prefirió la foto con San Pedro y Fuentes a posar con sus mentores del ARI Y GEN que cedieron la cabeza de lista confiando en él.

UN POQUITO PROVEEDOR

Es que Pasarini, como lo dijéramos en otra nota, es proveedor de la municipalidad - situación que lo coloca según el articulo 6 y 7 de la Ley Orgánica como incopatible para trabajar en ella (recordemos que los concejales son otro poder, pero siempre dentro del Estado Municipal)- quedaba un poco atado de manos a la hora del voto. Por lo visto el hombre ya optó, habrá que ver si, en medio del conocido corte de pagos a proveedores, su empresa tuvo alguna prerrogativa especial.

El electo concejal además ya había adelantado que tendría una postura independiente dentro del concejo, no aclaró si esta se limitaba solo a mantener una equidistancia entre los otros grupos opositores, o si también la tendría con los "merceditos" (correligionarios del GEN) y además con el ARI. (Estos últimos están que trinan por el cedimiento de espacio que sus dirigentes hicieron al socialismo). Sobre al particular, de cristalizarse la sospecha y que una vez asumido su posición sea tan independentista que termine votando con el ejecutivo, se plantea dentro de la Coalición Cívica el antiguo debate de si las bancas son de los partidos o de las personas.

Como en gobierno nacional Papá Sam debe calmar varios frentes de tormentas, incluso el interno. No bastó, por lo menos para los memoriosos, que la gripe A se haya abatido sobre nuestra ciudad un día mas tarde de las elecciones, para tapar la escatológica pelea entre el titular del Pejota y el diputado en uso de licencia, en este caso, si bien otros peronjuisticialistas cometieron el error – a nuestro criterio – de limitar un delito que afecta a la sociedad, en un problema meramente interno. (Caso Barenghi-Alsina, o Gatica Lacanna).

Como Moreno en el equipo de Cristina Duretti aun zafa, a pesar de tener antipatías varias, las medidas se sucederán con el correr del tiempo, mas allá de nuestra pobre capacidad de agregar o sustraer y lo que es peor nada de lo que suceda podrá colmar nuestra capacidad de asombro.

Comentá la nota