Espantando Inversiones

Hay empresas nuevas que muestran ganas de hacer cosas; hay otras que, si bien no tienen muchos años de historia detrás, ya han probado su capacidad de trabajo. Pero hay otras, las menos, que llevan décadas probando su capacidad empresarial y que pueden mostrar con orgullo sus obras en la ciudad.
La firma Mastrángelo Hermanos SRL, constructora de los edificios Ripalda, es una de ellas. Sin embargo, lo que otros pueden hacer sin problemas, a ellos, la Municipalidad de General Pueyrredon se ha encaprichado en hacérselos muy difícil.

Horacio Laurizzi también ha demostrado ya de lo que es capaz en sus 40 años de trayectoria como arquitecto, y continúa intentando que la burocracia no se imponga frente a las ganas de trabajar y construir en la ciudad.

Noticias & Protagonistas: Sobre esta construcción en Güemes y la costa que ustedes llevan adelante, el intendente Pulti ha admitido que, si bien la Procuración municipal afirma que todo está en orden con el trámite y que no requiere de la participación del HCD, él ha tomado la decisión de paralizar la obra. ¿Por qué?

Horacio Laurizzi: Es así, lamentablemente. Quieren imponer la idea de que la obra se aprobó de manera incorrecta. Pero hay allí un error de base, que es en el que se basan todas las críticas. Cada vez que hemos salido a contestar las barbaridades de algunos que dicen estar bien asesorados, se ha podido comprobar de manera clara que no hay nada ilegítimo ni ilegal. Dicen que está fuera de la ley porque todos piensan que es una excepción, palabra que molesta y que nadie sabe muy bien cómo aplicarla.

N&P: ¿No es así?

HL: Este proyecto fue aprobado en 2005 por medio de la Ordenanza 10.075, que es la ordenanza sobre preservación de patrimonio. Allí se explica que la autoridad municipal tiene la potestad de suministrar los índices necesarios si se conserva el bien patrimonial a defender, junto con el complemento del Código de Ordenamiento Territorial, donde se cumplen con las otras normativas de retiro, densidad, etc. Es un error de expresión, que me extraña, no tanto de los vecinos que pueden sentirse afectados, sino de las autoridades municipales que conocen de esto, y que siguen insistiendo en que es una excepción, cuando claramente no lo es. Es raro que lo digan poniendo en duda la aprobación legítima. No sólo dudan de la empresa que hace 40 años que está construyendo, también me duele a mí desde lo personal, que cuento con otros 40 años de profesión y que no voy a aprobar nada que no sea legal. Intervinieron además todas las dependencias municipales, muchas personas que aún están trabajando porque son funcionarios de carrera. ¿Entonces dudan de todo el mundo?

N&P: El intendente Pulti ha dicho que le disgusta el decreto que dio lugar a esta acción, no obstante que esta misma metodología ya se ha utilizado en la ciudad y permitió, por ejemplo, la construcción de la nueva torre del Hotel Hermitage. Hay antecedentes de sobra en Mar del Plata en ese sentido.

HL: Sí, como antecedentes hay muchos más. En este momento hay otro edificio en iguales condiciones de preservación, pero está en pleno proceso de construcción. Y no pararon la obra porque está comprobado que el proyecto está bien aprobado. Las dudas vienen de antes, cuando quien hoy está al frente de la Municipalidad estaba de concejal y pretendía que nuestra obra pasara por el HCD, lo cual no es necesario si realmente se cumplen todas las ordenanzas. Tiene que pasar por el Honorable Concejo Deliberante cuando se trata de una excepción, cuando las reglas a aplicar son diferentes y pueden crear dudas. Pero en este caso todo está bien aprobado por la Ordenanza 10.075 de preservación. No sé si existen problemas personales o políticos, yo prefiero mantenerme al margen de eso.

N&P: ¿Cómo ha afectado a la empresa esta decisión de parar la obra?

HL: La empresa está muy perjudicada, porque podríamos haber empezado en 2006 y hoy ya estaríamos terminando y entregando las unidades. Tenemos el plano aprobado, el inicio de obra aprobado, la obra empezada con un pozo de 8 metros de profundidad, y no nos dejan seguir. Con esta situación irregular, el costo de la obra aumentó muchísimo. Los departamentos hace 3 años se vendían realmente bien porque estábamos en pleno auge de inversión, ahora la situación económica está más delicada. El coeficiente se desbalanceó y perjudicó a la empresa. Además, como los vecinos pretenden que no se construya ahí porque se les perjudica la vista, el caso se judicializó. Seguramente fueron incentivados, porque la idea de estas autoridades es que no se construyan edificios en la costa; por eso ponen límites que no se entienden. Esto es inconcebible, porque hay varios proyectos ya aprobados y que se están realizando.

N&P: Es posible que la ciudad no tenga mucho que ver con el ideal, pero el perfil de la costa ya está. Lo que no es posible es que las exigencias sean unas para algunas constructoras y arquitectos, y otras para otros.

HL: Eso se debe al mal funcionamiento administrativo de la Municipalidad. No hay reglas claras y hay situaciones que no benefician a todos por igual. Pero este caso específico es muy claro. No sé cuándo va a terminar esto, llevamos 4 años con un pozo abierto con los inconvenientes que esto causa. Lo que preocupa es la indefinición de las autoridades. Nos inquieta que no nos quieran recibir, hablar, explicar la verdadera situación.

N&P: ¿Creen ustedes que el Intendente puede desconocer la verdadera situación?

HL: La conoce bien, sino no hubiera sacado el último decreto del viernes 9 de octubre. Nosotros nos mantenemos en la seguridad de que tenemos todo aprobado. Esperemos que esto siga adelante, pero los tiempos municipales no son los mismos que los de la actividad privada; ya pasaron 5 años. El plano que entregué en mayo de 2005 es exactamente el mismo que me aprobó esta administración en abril de 2009. Y con argumentos extraños se pone en tela de juicio la trayectoria de empresas y profesionales que han demostrado por años que construyen trabajos serios y correctos.

Comentá la nota