España ya tiene 4 millones de desocupados: se complica la reelección de Zapatero

El aumento del desempleo pone en duda su postulación a un tercer mandato.
Noticias nefastas sobre el peor problema social y económico que padece España. En 2009 la desocupación ha llegado a máximos históricos con 3.923.6033 desempleados, casi cuatro millones de paro registrado, lo que implica un aumento del 25,4% en relación al año anterior, que ya significaba una cifra desastrosa. Pero estos guarismos solo miden a quienes pierden su empleo y lo registran para cobrar el subsidio y reclamar otro puesto de trabajo.

Existe otra medición de la desocupación en la Encuesta de Población Activa que registra otras pérdidas de empleo que no figuran en la medición oficial. De acuerdo a esa encuesta, en el tercer trimestre de 2009 el total de desocupados era de 4.123.300 personas. "La cifra de desempleados se ha incrementado en 1.524.600 personas en los últimos meses", señala el informe. Y todavía queda un cuarto trimestre para cerrar el año.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, espera que la cifra de desocupados descienda a partir del segundo semestre de este año que comienza y también señaló como positivo el hecho en los últimos tres trimestres ha descendido considerablemente la pérdida de afiliados a la Seguridad. Social.

Una buena noticia es que la inflación ha llegado al 0,9% anual, la más baja cifra de su historia, y que aleja los temores a una deflación después de varios meses de cifras negativas.

Las novedades que se han dado a conocer ayer coinciden, y no es una casualidad, con una importante declaración del vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, insistiendo en que José Luis Rodríguez Zapatero se presentara a las elecciones generales para renovar por tercera vez su mandato al frente del gobierno.

Blanco asegura que en relación a los comicios generales de marzo de 2012 "no contemplo otra posibilidad que un tercer mandato del presidente de gobierno". Admitió que hay quien puede tener dudas pero que "desde luego, yo no las alimento y el Partido Socialista tampoco".

Zapatero realizó un balance de su gestión y señaló que no dedica "ni un minuto" a pensar en la candidatura de 2012, un asunto "absolutamente menor y sin ninguna importancia que no va a ser tema de debate".

La devastadora crisis económica, con la desocupación como principal flagelo social, ha pasado una importante factura al gobierno socialista y a Rodríguez Zapatero. En las encuestas se lo tilda de improvisado y la percepción de los consultados es que todo irá a peor.

Los primeros que publicaron artículos sobre el tema estos últimos veinte días no son medios de derecha sino de izquierda o de centro. El independiente La Vanguardia informó el 2 de enero pasado que un estudio demoscópico revelaba que el 63% de los consultados no quería que Zapatero sea relecto.

El gobierno considera las cifras de desocupación de 2009 muy negativas, pero insiste en que la destrucción de empleo es considerablemente menor que en 2008. Se espera que, en los primeros meses de este año, comience a producirse un crecimiento que ponga fin a la recesión que se ensaña con la economía desde finales de 2008. También aseguran que no se alcanzará la pesadilla de los cinco millones de desocupados.

Comentá la nota