El PBI de España registra la caída más abrupta de los últimos 40 años

Se achicó un 4,2% desde el segundo trimestre de 2008, el peor ajuste desde 1970.
La crisis económica mundial continúa ensañándose particularmente con España cuyo PBI -la riqueza total que genera el país- registró una importante caída interanual del 4,2% al descender un 1,1% en el segundo trimestre de este año. Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) indicando que es el mayor descenso registrado en ese período desde 1970 cuando comenzó a computarse el PBI con una modalidad técnica que se prolonga hasta la actualidad. El retroceso es ya de cuatro trimestres consecutivos.

Las consecuencias han sido devastadoras para el empleo ya que se ha producido, en ese período interanual, una caída del 7,1% en el nivel de ocupación. En total, se han destruido 1.369.000 puestos de trabajo a tiempo completo.

Esta es la consecuencia más dramática de la crisis porque en los dos últimos años España dejó de ser la economía que más trabajo generaba en la Unión Europea -un tercio de todos los empleos creados en el Viejo Continente- para encabezar la lista de los países con mayor desocupación.

El desempleo es del 17,9%, unos 3.56 millones de personas desocupadas, según la cifra oficial del INE, pero que se convierten en más de 4.000.000 de parados, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa, que lleva un cómputo más amplio que el registro en las oficinas del gobierno.

El peor retroceso en el empleo se produjo en la construcción con un 25,3%, seguido de las industria y el sector energético, donde los puestos laborales cayeron un 12,3%. Algunos especialistas insisten en que se llegará al 19% del índice total de desocupación antes de que la esperada reactivación comience a generar más trabajo.

La información oficial indica como algunas de las causas de esta caída del PBI una desaceleración del 17% de la inversión en relación al mismo período del año anterior, un descenso del 5,9% en el índice de consumo de los hogares, y un retroceso de inversión en la producción industrial en el 28,9%. La industria registra una caída de su actividad del 18,1%, seguida por una baja del 9,7% del sector energético 9,7% y un retroceso del 6% de la construcción.

Los planes del gobierno para hacer frente a la crisis suponen un aumento muy considerable del déficit presupuestario que puede llegar al 9%, y un aumento de la deuda pública que se acercaría al 47%, aumentaría al 51,6% en 2010 y llegaría al 53,7% en 2011.

España logró controlar la deuda pública que llegó al 39,8% en 2008, en contraste con niveles del 109,3% en países como Italia. Pero, en este momento, es también muy negativa la presión del endeudamiento privado. El total de las deudas de las compañías supera al total del Producto Bruto Interno Español -calculado en un 1,1 billones de euros- y que es de 1,3 billones, según datos del Banco de España.

El gobierno insiste en que, pese a esta coyuntura, lo peor de la crisis podría haber pasado. El secretario de Economía, José Manuel Campa, señaló ayer que se ha producido una recuperación de la confianza de los consumidores y una mejora importante de la renta disponible de las familias españolas, derivada del descenso de los tipos de interés y la evolución de la inflación.

Hace varios meses que el índice de precios registra caídas en torno al 1,2 y 1,6% lo que hizo que algunos especialistas alertaran contra un riesgo de deflación. Esta alternativa ha sido desechada por el gobierno.

La recuperación de tasas trimestrales positivas podría producirse en el segundo trimestre de 2010, explicó el alto funcionario. Ayer, se produjo una polémica, alentada por la oposición conservadora, en torno al hecho de que tanto Francia como Alemania han registrado tasas positivas del 0,3% en el segundo trimestre de este año.

¿Por qué la economía española tiene un comportamiento tan negativo? En primer lugar, debe recordarse que en la Unión Europea hay 20 países que se encuentran en situaciones parecidas, aunque la mayoría con menores problemas de desocupación. Algunos especialistas confían en que hacia fin del 2009 comenzará a mejorar la economía española.

Comentá la nota