España recordó a las víctimas del 11-M

España recordó a las víctimas del 11-M
El quinto aniversario de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid se conmemoró con reclamos de los familiares de las víctimas a las autoridades para que no las olvide, mientras que el jefe de gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, les expresó su apoyo en un recordatorio en el Congreso.
Pese a que se trata del primer aniversario en el que el gobierno español no organiza un acto oficial, Zapatero recordó a las víctimas y familiares en el Congreso de Diputados, donde se guardó un minuto de silencio.

Fueron 191 personas las que perdieron la vida y unas 2.000 las heridas en los atentados cometidos en Madrid aquel 11 de marzo, en trenes repletos de gente que viajaba a sus trabajos.

Rodríguez Zapatero expresó el "apoyo" y "reconocimiento" a las "víctimas y familiares afectados por aquella grave tragedia, fruto de un atentado terrorista".

La presidenta de la asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, pidió al Ejecutivo que "no se olvide de las víctimas", muchas de las cuales, según declaró, "no tienen ni para comer".

Muchas víctimas están "arruinadas, pisoteadas. Hay gente que no tiene ni para comer, no tiene ni para pagarse un camastro alquilado en una casa. Casi todos son inmigrantes, pero también hay españoles", declaró Manjón, en una entrevista con el diario El País.

También Manjón dijo que "el olvido sería la segunda muerte" de las víctimas, en un acto junto con el director de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, José Manuel Rodríguez Uribes; la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, y el coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara.

El primer homenaje lo efectuó el gobierno regional de Madrid frente a la Real Casa de Correos, que consistió en la colocación de una corona de laureles ante la placa colocada en la fachada del edificio.

El acto estuvo presidido por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y no asistieron los socialistas madrileños, en protesta por el cierre de la comisión de investigación sobre un caso de espionaje que afecta a funcionarios del Partido Popular.

Al respecto, la mandataria regional consideró que los socialistas "mezclaron" discrepancias políticas en medio de los actos de recuerdo a las víctimas de los atentados, y advirtió que "ellos responderán a sus electores".

Por otra parte, unas 300 personas se reunieron en el Bosque del Recuerdo, en el parque madrileño El Retiro, para participar en la colocación de una ofrenda floral por el quinto aniversario de los atentados.

En el acto, que duró 15 minutos y fue organizado por la Red Europa de Víctimas del Terrorismo, se destacó la necesidad de tener "memoria" para la dignidad de los afectados.

"La memoria es un requisito indispensable para salvaguardar la dignidad de las víctimas del terrorismo, ciudadanos y ciudadanas inocentes", declaró la vicepresidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo, Angeles Pedraza.

También se realizó otro acto en el monumento frente a la estación de Atocha, dedicado a las 191 víctimas de la masacre y donde la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, y el alcalde Ruiz-Gallardón, colocaron una corona de laureles y guardaron cinco minutos de silencio.

Por el aniversario se efectuó además un concierto en memoria de las víctimas en el Auditorio Nacional de Música, con la presencia de los reyes Juan Carlos y Sofía, y los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia.

Los atentados del 11 de marzo fueron cometidos tres días antes de las elecciones generales en España y fueron decisivos en el resultado que dio como ganador a José Luis Rodríguez Zapatero.

Ello se debió a que poco después de los estallidos de las bombas, el gobierno del José María Aznar, del Partido Popular, culpó a la organización separatista vasca ETA del ataque, pese a que había una clara señal de que habían sido planificados por una organización de orientación islámica debido a la presencia de España en las fuerzas de ocupación de Irak.

Las primeras investigaciones, en horas posteriores a los ataques, dieron cuenta de la pista islámica y el Partido Popular, que siguió defendiendo la acusación contra ETA, recibió un rechazó rotundo en las urnas por parte de la población.

Una de las primeras acciones de gobierno de Zapatero fue retirar las tropas de Irak, pero ello no se debió a los atentados, sino a una promesa de campaña que había hecho mucho antes.

Comentá la nota