España recibió a Evo Morales y condonó la deuda a Bolivia

El presidente boliviano llegó ayer y fue ovacionado en un acto multitudinario en una plaza de toros. El gobierno español dará por cancelado un total de 77 millones de dólares. La administración boliviana deberá destinar el 40% a la educación.
Con un multitudinario acto público en la plaza de toros de Leganés, el presidente de Bolivia, Evo Morales inició su visita oficial a España que dará por definitivamente cancelada la deuda boliviana por más de 70 millones de dólares.

Miles de personas acudieron a escuchar a Morales en el marco de un "Festival de las Culturas" organizado por sesenta organizaciones donde participarán inmigrantes latinoamericanos y africanos, asociaciones españoles y grupos de danzas bolivianos.

La oposición boliviana ha denunciado la reunión, acusando a Morales de aprovechar su visita oficial para hacer proselitismo y promover su candidatura presidencial para los próximos comicios presidenciales del 6 de diciembre.

La importancia de la comunidad boliviana en España es significativa ya que cuenta con más de 100.000 residentes legales y otros 250.000 "sin papeles", pero todos podrán votar en los comicios.

En diciembre de 2005 hubo elecciones presidenciales y Evo Morales triunfo con el 53,72% de los votos y esa victoria se vio ratificada por el referéndum a favor de la nueva Constitución indigenista que fue respaldada por el 64% de los bolivianos.

El jefe del Estado boliviano llegó con dos horas de retraso a la plaza de toros "La Cubierta" de Leganés, un importante suburbio de Madrid. La cúpula permanecía cerrada porque por la tarde en amplias zonas de la capital española se descargó una fuerte tormenta.

La enorme multitud, en la que había una fuerte prescencia de latinoamericanos y también españoles de diversas organizaciones de izquierda, recibió con una ovación al presidente de Bolivia. "¡Evo, Evo!", corearon los asistentes desde las tribunas de la plaza de toros, donde había pancartas contrarias a las bases norteamericanas en América del Sur, otras que proclamaban la adhesión al socialismo y varias que proclamaban: "Apoyemos el proceso constituyente boliviano".

Por los altavoces, se escuchó el ritmo de una "diablada", que ya se había hecho presente, con todo su colorido, mientras se aguardaba la llegada del presidente.

Morales saludó sonriendo y se estrechó en un abrazo con el alcalde de Leganés, que le dio la bienvenida.

Después de escucharse el himno nacional boliviano se produjo la ceremonia de la Ck'oa, la bendición a la Pachamama, la Madre Tierra. Evo Morales dijo estar sorprendido por el seguimiento en España "a los procesos de liberación de los pueblos originarios de Latinoamérica" y sorprendido también por el seguimiento a los profundos cambios en lo social y lo político en Bolivia.

Entre grandes aplausos, el jefe del estado se refirió a la "rebelión permanente contra el saqueo de los recursos naturales y contra el sometimiento del pueblo". También anunció que firmará hoy la condonación de la deuda con España y comunicó a sus compatriotas emigrados que ya podrán votar en las elecciones municipales españolas de 2011.

Esta es la primera visita oficial de Evo Morales a España, ya que en las dos oportunidades anteriores que estuvo en Madrid viajó como candidato a la presidencia, en setiembre de 2005, y como jefe Estado electo en enero de 2006 antes de tomar posesión de su alto cargo.

El Rey Don Juan Carlos recibirá hoy al mediodía a Evo Morales en el Palacio de la Zarzuela donde recibirá honores de jefe de Estado por la Guardia Real.

Morales visitará después el Congreso de Diputados, donde será recibido por el Parlamento en pleno. Por la noche, los monarcas españoles ofrecerán una cena de honor en el Palacio Real que será retribuida por el Presidente de Bolivia en su residencia del Palacio del Prado.

Mañana martes se producirá una entrevista con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Palacio de la Moncloa. Al final del encuentro se espera que, como es costumbre, Morales y Zapatero protagonicen una conferencia de prensa.

Durante el encuentro con Zapatero, se firmará un último acuerdo de cancelación de la deuda de Bolivia: 77,3 millones de dólares más 55 millones de euros. España condona el 60% de la deuda y Bolivia asume el compromiso de invertir el 40% en programas de educación.

España tiene a Bolivia como un país prioritario para sus programas de cooperación y es el primer donante con un total de 220 millones de dólares.

Los españoles han hecho llegar al presidente boliviano su preocupación por lo que consideran inseguridad jurídica de sus empresas con inversiones en hidrocarburos y energía. Los planes de nacionalización de Bolivia han suscitado algunos desencuentros, aunque ahora parece que el clima entre ambos países es de una mayor distensión.

Comentá la nota