En España, prevén un avance de la oposición.

Hoy están convocados a las urnas 35.510.837 votantes en España para elegir 54 legisladores al Parlamento europeo en unos comicios convertidos por los socialistas del PSOE y los conservadores del PP en una confrontación política interna.
Las últimas encuestas otorgaban ventaja a los conservadores por una diferencia de entre 2% al 3,7%. Los socialistas han reiterado un mensaje de miedo a la derecha para alentar a los sectores progresistas a concurrir a votar y los populares llaman a derrotar con claridad a un gobierno que, a su juicio, no ha sabido afrontar la crisis económica y sus graves consecuencias sociales.

Como en las últimas consultas en las urnas, la abstención se ha convertido en un dato esencial. Se augura que si, como indican los sondeos, acudirán a votar un promedio de 45% de los inscriptos en el padrón, como en la última consulta europea de 2004, la victoria del PP es muy probable. Si la cifra pasa el 48%, aumentan las esperanzas del PSOE y José Luis Rodríguez Zapatero.

En cuanto a los rápidos sondeos que realizan periódicamente los partidos políticos, llamados "traking", dos agencias y el periódico Faro de Vigo, señalan que los estudios de los socialistas pronostican un empate con una ligera venta de dos décimas para el PSOE que obtendría el 42,7% contra el 42,5% del PP. Ambos partidos lograrían 23 diputados cada uno, 46 en total de los 54 que están en disputa. Los "traking" del PP auguran una victoria por entre 3% y 5% de diferencia a favor del PP que llegaría al 42% o 43%, con el PSOE logrando entre el 38% y 49%. En los últimos días se han producido importantes novedades que benefician a los socialistas, aunque está por verificarse si consiguen recortar la ventaja del PP.

La desocupación ha disminuido en casi 25.000 personas en abril pasado, el primer descenso en catorce meses de destrucción de empleo. Según la estadística del paro registrado en el Instituto de Empleo, el número de desempleados es de 3.620.130 lo cual aleja la cifra manejada por la Eurostat, que la estimaban superior a los cuatro millones de parados, una importante barrera psicológica.

De inmediato, los socialistas cantaron victoria porque el dato reconfortante coincidió con los últimos días de campaña. Los comicios de hoy están siendo utilizados por el PP como una especie de referéndum ya que, si consiguen derrotar a los socialistas por un margen importante, hasta podrían reclamar un adelanto de las elecciones generales que deberían celebrarse en marzo de 2012 como fecha tope. Hay otras novedades favorables, como que aumenta la confianza de los consumidores.

Sostiene Zapatero que las cifras positivas de empleo revelan que están funcionando los estímulos a la actividad económica y el empleo puestos en marcha por el gobierno. Los socialistas acentúan su identidad de izquierda, acusan a los populares de buscar el abaratamiento del despido y la reducción del estado de bienes.

Los populares aprovechan el notorio desgaste del gobierno por la devastadora crisis económica cuyas consecuencias sociales son cada día más penosas. Afirman que las cifras positivas de empleo son coyunturales y que la destrucción de puestos de trabajo continuará. España es el país de Europa con mayor tasa de desocupación, el doble que el promedio de la comunidad. Esta es la carta que puede llevarlos hoy a un triunfo importante.

Comentá la nota