España: el PP pasó al frente en los sondeos

Superó al socialismo por primera vez en cinco años; Zapatero, con su nivel más bajo de apoyo
MADRID.- La crisis económica ha comenzado a dañar seriamente la popularidad del presidente José Luis Rodríguez Zapatero: por primera vez en cinco años, el partido gobernante ha quedado debajo del opositor Partido Popular (PP) en los sondeos de opinión oficiales.

Pero la pérdida de apoyo del gobierno socialista no parece agotarse en la merma de la intención de voto. Durante el fin de semana pasado, el prolongado enfrentamiento de Rodríguez Zapatero con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) alcanzó su punto más crítico al quedar frustrado todo principio de acuerdo entre el gobierno y la poderosa e influyente organización empresarial por una reforma del sistema laboral que permita reducir el índice de desempleo, hoy cercano al 18%.

No obstante, tanto la clase política como los medios le concedieron mayor atención al estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que este mes reveló que el PP superaría por un margen de 1,2% al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el hipotético caso de que se celebrasen elecciones generales.

Con una eventual porción del 40,2% del electorado, el PP tendría perspectivas de imponerse, como no lo hacía desde marzo de 2004, frente al PSOE, que obtendría el 39%.

El trabajo del CIS también mostró que el presidente español tiene la peor imagen desde que asumió su cargo hace un lustro: el 67,8% de los españoles encuestados sostiene que Rodríguez Zapatero le inspira "poca o ninguna confianza".

Sin embargo, la percepción que el electorado tiene de Mariano Rajoy, líder del PP y candidato a suceder en el puesto al actual presidente, dista de ser la ideal. Afectado por el desprolijo manejo del llamado "caso Gürtel", en el que varios intendentes y funcionarios de su partido son investigados por presuntos casos de corrupción, Rajoy obtuvo resultados aún más magros que Rodríguez Zapatero: su imagen negativa asciende al 79,9%.

Los resultados han llevado a diversos analistas políticos locales a apuntar a la gravedad de la crisis como el principal impulsor tanto de la caída del PSOE como del ascenso "natural" del PP.

La gestión de los "populares" como oposición, de acuerdo con este sondeo, deja una profunda sensación de decepción en el electorado. La labor del PP en esa función le parece "mala" o "muy mala" al 52,1% de los encuestados, y tan sólo el 10,7% cree que es "buena".

Estos números contrastan, incluso, con los porcentajes concedidos al desempeño del alicaído gobierno actual, que es considerado "bueno" o "muy bueno" por el 15,9% de los consultados y "malo" o "muy malo" por el 39,7%.

Pero el desacuerdo con la gestión de Rodríguez Zapatero, en especial con su política económica, fue mucho más concreto y terminante desde la CEOE, donde los números adversos fueron reemplazados por un sonoro portazo.

La polémica, que lleva meses de discusiones entre el gobierno, los sindicatos y los empresarios sobre la eventual reforma del sistema laboral, alcanzó un punto sin retorno el viernes pasado, cuando los representantes del sector empresarial decidieron dejar la mesa de negociaciones por la intransigencia de las autoridades nacionales y sindicales a reducir los aportes patronales en un 5%.

Esta medida, que la CEOE considera "indispensable" para flexibilizar el acceso al mercado laboral y abaratar el costo del empleo, fue duramente cuestionada por funcionarios del gobierno y de sindicatos afines al oficialismo.

En este sentido, la ministra de Economía, Elena Salgado, acusó a la organización empresarial de hacer "imposible" el pacto social, al tiempo que afirmó que "no es necesaria" la reforma laboral en la que han insistido los opositores al gobierno socialista, en especial desde el momento en que la economía local entró en recesión.

Comentá la nota