España: mandan a la cárcel a un alcalde de Alicante

La Justicia dictaminó que la máxima autoridad del pueblo valenciano de Polop vaya a prisión acusado de inducir el asesinato de su antecesor.
El pequeño pueblo de Polop en Alicante, Valencia, es el escenario del más grave de los escándalos de corrupción que se extienden por España. Nunca antes los delitos llegaron hasta el asesinato. Una jueza decreto ayer la prisión sin fianza del alcalde, Juan Cano, de la localidad de 4.100 habitantes, acusado como inductor de la muerte a tiros por dos sicarios de su antecesor, Alejandro Ponsoda. Ambos pertenecen al Partido Popular, aunque el imputado ha sido suspendido de militancia.

Por un grave enfrentamiento sobre planes de urbanización, Ponsoda se enfrentó con Cano. Según los trascendidos de la investigación de la Guardia Civil, que se ha prolongado por más de dos años, un grupo de personas fueron asociándose criminalmente para terminar con la oposición del alcalde Ponsoda.

Se trataba de una persona con antecedentes por narcotráfico, que habría proporcionado las armas, un empresario local en dificultades económicas, el dueño de un prostíbulo de carretera llamado Club Mesalina, el gerente que es un ciudadano uruguayo y dos ciudadanos checos que trabajaban como porteros matones el lupanar.

Según el testimonio de un testigo protegido, que trabajaba en el prostíbulo, los siete detenidos, incluido el alcalde, se reunieron en un reservado donde se planificó la muerte del alcalde. Los dos checos lo acribillaron a tiros el 19 de octubre de 2007 cuando volvía a su casa.

La mejor unidad de investigación de la Guardia Civil, Unión Central Operativa, investigó durante dos años hasta que hace quince días comenzaron los arrestos uno tras otro. En la ola de rumores que recorren el pueblo, ocupado por periodistas y enviados especiales extranjeros, se habla de complicidades de un concejal y también de la posible complicidad en asuntos de corrupción del Concejal de Turismo, muy cercano a Cano, y con fuertes contactos con empresas inmobiliarias y promotores.

Polop se encuentra muy bien ubicado en las cercanías de Benidorm, uno de los grandes centros turísticos de la costa mediterránea española. En el extraordinario auge inmobiliario que se produjo durante muchos años en España, la zona es codiciada por promotores porque son muchos los extranjeros que quieren adquirir una propiedad.

Para poder vender los terrenos es necesario aprobar y conseguir autorización de los ayuntamientos para que las tierras dejen de ser de labradío y sean edificables. Este mecanismo está en el centro de los miles de escándalos de corrupción.

En Polop después de muchos forcejeos se aprobó un plan urbanístico cuyo control abría las puertas al control de decenas de millones de euros. El actual alcalde acusado, Juan Cano, mantuvo un enfrentamiento a principios de los noventa porque, según trascendió, había intentado extorsionar a dos promotores que grabaron sus conversaciones en sendos videos. El líder local del PP, Alejandro Ponsoda, logró apartar a Cano amenazándolo con entregar los videos a la justicia.

No se sabe bien porque Cano logró regresar al Ayuntamiento al jefe de urbanismo y teniente de alcalde. Los choques con Ponsoda aumentaron porque Cano quería imponer, aparte del plan urbanístico, la aprobación de una gran urbanización con 5.000 casas a la que se oponía el por entonces alcalde. Los choques eran muy intensos pese a que ambos militaban en el PP. "Tengo miedo por mi seguridad", le confió Ponsoda a su esposa y dos hijas. Era algo más que un presentimiento.

Comentá la nota