España: histórica visita a Gibraltar

En una visita histórica a Gibraltar, el canciller de España, Miguel Angel Moratinos, dijo ayer que el reclamo español de la soberanía de ese enclave es "irrenunciable", pero señaló que la salida al conflicto pasa por "la cooperación y el diálogo" con el Reino Unido y la colonia británica, y "no por el aislamiento y el enfrentamiento".
Moratinos lanzó este mensaje en una conferencia de prensa conjunta con su colega británico, David Miliband, y el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, al término de su visita, la primera de un ministro español al Peñón después de 300 años de litigio por su soberanía.

"Los problemas se resuelven a través del diálogo y la cooperación. Estamos en el siglo XXI y tenemos que mirar al futuro y no mirar al pasado", agregó el canciller, quien recibió duras críticas del opositor Partido Popular (PP) por la visita.

El diplomático destacó que la reivindicación de España sobre ese territorio cedido al Reino Unido por el tratado de Utrecht en 1713 es "permanente" y que el gobierno "siempre la defenderá", pero reconoció que todavía no se dan las condiciones para reanudar las negociaciones sobre esta cuestión, interrumpidas en 2002.

"La soberanía la trataremos en su momento, cuando creamos que las condiciones son las más apropiadas y cuando sea más beneficioso para avanzar seriamente en la conclusión del problema", señaló.

Para el conservador PP, la visita de Moratinos a Gibraltar supone la "mayor renuncia" que jamás haya hecho un gobierno de España a la soberanía sobre el Peñón.

Comentá la nota